Home » Embarazo » ¿Hay que preocuparse si tengo dolor abdominal estando embarazada?

Lo primero en hacer hacer es aprender y descubrir si los síntomas son normales o si se necesita atención inmediata del médico así como lo necesario para lograr un rápido alivio de la molestia. Algunos dolores abdominales durante el embarazo son normales: después de todo, los órganos cambian constantemente, el útero se está expandiendo y los ligamentos se están estirando. Pero el dolor abdominal durante el embarazo puede ser mucho más grave (aunque mucho más raro). Se puede aprender a decodificar sus dolores y molestias, determinar cuándo es el momento de llamar al médico, y obtener una visión de los síntomas simples. No hay que dudar en llamar al obstetra si sentimos y presentimos que algo no está bien. Para eso ellos están ahí, para proporcionar respuestas a las mujeres embarazadas y para proporcionar la atención que necesiten.

Siempre llamar al médico en caso de tener alguno de estos síntomas:

  • Dolor abdominal con o sin dolor y hemorragia antes de las 12 semanas
  • Hemorragias o fuertes calambres
  • Más de cuatro contracciones en una hora durante dos horas
  • Dolor abdominal severo
  • Alteraciones visuales
  • Dolor de cabeza intenso
  • Hinchazón severa de las manos, piernas o cara
  • Dolor al orinar, dificultad para orinar o sangre en la orina

Existen formas que ayudan a aliviar el dolor abdominal durante el embarazo

  • Comer comidas pequeñas y frecuentes
  • Hacer ejercicio regularmente, con moderación
  • Elegir alimentos ricos en fibra (incluyendo frutas, verduras y salvado) a fin de evitar el estreñimiento que de por sí ya es un tema durante el embarazo.
  • Beber abundante agua ya que es normal deshidratarse durante el período de embarazo.
  • Vaciar la vejiga a menudo ya que los líquidos causarán un dolor adicional en el abdomen.
  • Descansra tan seguido como se pueda ya que la fatiga puede provocar severo malestar

Muchas mujeres tienen embarazos saludables, pero pueden desarrollarse complicaciones graves que requieren atención inmediata de su obstetra. Algunas señales de alerta son: hemorragia, dolor intenso, fiebre y trastornos visuales.

¿Cuáles son los efectos más preocupantes en que puede desembocar un dolor abdominal durante el embarazo?

  • Cálculos biliares

Las piedras en la vesícula biliar son más comunes en las mujeres, especialmente si tienen sobrepeso, tienen más de 35 años o tienen antecedentes de cálculos. El dolor de cálculos biliares (también denominada colecistitis) es grave y centrado en el cuadrante superior derecho del abdomen. En algunos casos, el dolor también puede irradiarse hacia la espalda y debajo del omóplato derecho.

  • Aborto espontáneo

Cuando las mujeres experimentan dolor abdominal en el primer trimestre, siempre tienen que preocuparse por el aborto involuntario, porque el hecho lamentable es que del 15 al 20 % de los embarazos terminan en aborto involuntario. Los síntomas de aborto espontáneo incluyen sangrado y calambres que pueden ser rítmicos o se asemejan a los cólicos menstruales.

  • Desprendimiento de la placenta

Su placenta es la fuente de oxígeno y nutrientes para el bebé. Por lo general, se implanta en la parte alta de la pared uterina y no se desprende hasta después de que nace su bebé. En casos raros (1 de cada 200 nacimientos), la placenta puede separarse de la pared uterina, una complicación peligrosa, que es más común en el tercer trimestre.

  • Parto prematuro

Si se experimentan contracciones regulares antes de que estés 37 semanas de embarazo, y tenés un dolor de espalda persistente, se podría estar teniendo un parto prematuro. hay que llamar de inmediato al obstetra. Las contracciones pueden o no estar acompañados por pérdida de líquido vaginal o la sangre o una disminución en el movimiento fetal. Incluso los profesionales experimentados en su tercer embarazo pueden no ser capaces de determinar si las contracciones son solo Braxton Hicks o un parto de parto prematuro verdadero.

  • Embarazo ectópico

Los embarazos ectópicos o tubáricos, en los que el huevo se implanta en un lugar diferente al útero, con mayor frecuencia en la trompa de Falopio, ocurren en 1 de cada 50 embarazos. En el caso poco probable de que tenga un embarazo ectópico, puede experimentar dolor intenso y hemorragia entre la sexta y la décima semanas de embarazo, ya que el conducto se distiende. Las mujeres con mayor riesgo de embarazo ectópico incluyen aquellas que han tenido un embarazo ectópico en el pasado, o que han tenido cirugía pélvica, abdominal, trompas de Falopio, y aquellas que han tenido endometriosis, una ligadura de trompas, un dispositivo intrauterino (DIU) en su lugar en el momento de la concepción, o una infección pélvica. Un útero de forma anormal y el uso de técnicas reproductivas artificiales también parecen aumentar el riesgo.

SHARE WITH FRIENDS: