20 febrero, 2020

¿Qué es y cuáles son los síntomas de la hiperémesis gravídica?

Se calcula que el 80% de las embarazadas sufren mareos, sobretodo en el primer trimestre del embarazo, y que los vómitos afectan casi al 50% de las embarazadas. Sin embargo, la hiperémesis gravídica afecta a menos del 2% de las embarazadas. Se caracteriza por náuseas y vómitos intensos y persistentes que requiere de atención médica pues puede llevar a la deshidratación de la madre.

Sabemos que tanto las náuseas como los vómitos son una de las molestias más habituales y frecuentes durante los primeros meses de gestación. De hecho, muchas mujeres llegan a enterarse de que se encuentran embarazadas por este tipo de malestares que sufren, principalmente a primera hora d ela mañana, al despertarse o levantarse de la cama. Si bien estos padecimientos suelen desaprecer luego de segundo trimestre, existen casos en los que, en muchas futuras mamás pueden durar hasta el día del parto.

Las náuseas intensas y persistentes durante el embarazo a menudo conducen a la pérdida de peso (de hasta el 5% del volumen corporal). A veces, los mareos pueden terminar desencadenando desagradables desmayos, la presión arterial puede ser baja y el pulso puede estar alto. No existe una causa específica por la cual se producen este exceso de vómitos, aunque suele ser atribuído a los elevados niveles de la hormona HCG (gonadotropina coriónica humana), que experimenta el organismo de la embarazada en las primeras semanas.

Síntomas de la hiperémesis gravídica

  • Náuseas persistentes
  • Vómitos luego de comer o beber
  • Vómitos no relacionados con el consumo de alimentos
  • Pérdida de peso (más del 5% del peso de la mujer antes del embarazo)
  • Deshidratación

El exceso de vómitos es uno de los motivos por los que se debe ir al sanatorio de forma urgente. No simplica ningún riesgo para el feto si es tratada adecuadamente pero, en caso contrario, puede provocar un desequilibrio en los líquidos y electrolitos, y diversas deficiencias de nutrición. Esto sí puede afectar al crecimiento fetal así como producir deficiencia de tiamina y presentar daño al hígado e ictericia (color amarillento de la piel, los ojos y las membranas mucosas).

La afección puede suceder en cualquier embarazo, pero es más probable en los casos de embarazos gemelares o en el embarazo molar. Las mujeres presentan un riesgo mayor de padecer hiperémesis si han tenido el problema en embarazos previos o si son propensas a los mareos por movimiento.

Consejos para controlar mareos y náuseas en el embarazo

Si suceden por la mañana:

  • Dejar un par de galletitas de agua o una tostada de pan en la mesita de luz. Cuando te despertés por la mañana, antes de salir de la cama, comerlas despacio. De este modo pueden evitarse las náuseas que provienen del bajo nivel de glucosa que tiene en ese momento el cuerpo. Quedate en la cama unos 15 minutos, y al levantarse, hacerlo suavemente.
  • Desayunar lo que pida el cuerpo, hacerle caso a las sensaciones que se tengan. Es posible que al levantarte no tengas demasiada hambre, pero quizás quieras algún alimento concreto. No tomés nada caliente y tampoco es aconsejable ingerir demasiado líquido a esas horas (se vomitan más fácilmente).

Si suceden después de las comidas:

  • Un rato antes de comer, tomar una cucharada de leche condensada. Pasados unos diez minutos, empezar a comer.
  • No recostarse después de comer, para así poder hacer la digestión sentada, sobretodo si los vómitos han aparecido al final del embarazo, cuando el útero presiona hacia arriba al estómago, haciendo más fácil la aparición de los mismos.
  • Siempre que sea posible, reposar media hora después de comer y cenar.

Si suceden por la tarde:

  • Desayuná como una reina, almorzá como una princesa y cená como los pobres. Así tendrás mejor digestión por la tarde y noche.
  • Tratar de evitar exceso de cansancio durante el día, sino por la tarde te sentirás peor. Ir realizando pequeños descansos cuando se pueda y, si es posible, relajarse después de comer la media hora que fue mencionada anteriormente.

Si los mareos y las náuseas suceden durante todo el día:

  • Comer poco y hacerlo seguido a menudo. No psar mucho tiempo sin ingerir alimentos.
  • Seleccionar aquellos alimentos que sabés que te van a caer bien
  • Comer despacio y masticar bien los alimentos, así el estómago tendrá que hacer menos esfuerzo para digerirlos.
  • Comer galletas de jengibre, que alivia las náuseas.
  • Cocinar los alimentos de manera sencilla, sin demasiados condimentos: al vapor, a la plancha o al horno.
  • Tomar líquidos para estar bien hidratada, pero no más de lo que te pida el cuerpo, porque sino llenarás demasiado el estómago.
  • Mantenete alejada de los olores fuertes.
  • Evitar ambientes que sabes que estarán cargados o demasiado calurosos, es más probable que generen mareos y/o desmayos.

En caso de que estas recomendaciones no funcionen ni logren aliviar los malestares, lo mejor es consultar con el médico ginecólogo u obstetra para que puede recetar algún medicamento específico para las náuseas y los vómitos.