12 julio, 2020

¿Qué sucede en el primer trimestre del embarazo?

La elección del obstetra es muy importante porque él te acompañará durante estos nueve meses repletos de cambios y novedades en los que necesitarás un referente en quien confiar. Por eso, tiene que ser alguien con quien puedas conversar y te ayude a sacarte todas tus dudas sin miedo o vergüenza, con profesionalismo y haciéndote sentir cómoda. Para no olvidarte de nada, no dejés de llevar todas tus dudas anotadas, incluso a la primera consulta.

  • Cuándo anunciar que estoy embarazada

El primer trimestre es el más riesgoso en el embarazo y es en esta etapa en la que hay más probabilidades de sufrir un aborto espontáneo. Por esta razón, muchas parejas deciden esperar a que pase este trimestre para contarlo y a lo sumo lo comparten mientras tanto con sus familiares más cercanos.

Si este es tu caso, la aclaración de que están esperando a que pasen los tres meses para contárselo a todos nunca está de más, porque puede pasar que algún familiar empiece a compartirlo antes de tiempo o lo publique en una red social.

Síntomas comunes en esta etapa

Si sos de las afortunadas puede que no tengas más síntomas que un atraso y alguna que otra molestia, pero si no, tranquila, todos los malestares propios del primer trimestre desaparecerán a medida que se acerca el segundo.

  • Malestares generalesNáuseas, a veces acompañadas con vómitos, mareos, más sueño o cansancio del habitual, acidez, muchas ganas de orinar, hinchazón y mayor sensibilidad en los pechos, dolor en la parte baja del abdomen (similar a los síntomas premenstruales), mayor sensibilidad a los olores, antojos y rechazo a ciertas comidas, son algunos de los síntomas físicos más comunes en esta primera etapa del embarazo.
  • Estado anímico cambiante

Sí, las hormonas hacen estragos y estás en todo tu derecho de atribuirles todos estos cambios emocionales que te desconciertan a vos y a los que te rodean. Es normal que te levantés superpositiva (si es que las náuseas te lo permiten) pero que a medida que avanza el día sientas como va decayendo tu ánimo, tengas ganas de llorar y estés mucho más sensible que otras veces.

También, puede pasar que estés más distraída y que esas cosas que antes priorizabas ahora no te importen mucho porque tu cuerpo y tu mente están muy compenetrados en esta nueva etapa. Si todo esto ocurre, paciencia, es normal y es parte del primer trimestre de embarazo en el que, tanto física como emocionalmente, está habiendo grandes cambios a los que de a poco te irás adaptando.

Cuidados a tomar en cuenta

El primer trimestre de embarazo es una etapa en la que todo tu ser se adapta para alojar al nuevo bebé. Durante esta etapa y a lo largo de todo el embarazo el cuerpo necesitará de ciertos cuidados extra que es importante que tengas en cuenta.

No tomar alcohol, no fumar, no comer carnes crudas o poco cocidas (esto incluye sushi, que está hecho con pescado crudo), lavar muy bien las frutas y verduras, no tomar medicamentos sin consultar con el médico, evitar la cafeína en exceso, no levantar cosas pesadas o hacer grandes esfuerzos físicos son parte de las precauciones que debés tomar para ayudar a que el embarazo se desarrolle bien.

Prestar atención a la nutrición

Una buena alimentación es fundamental a lo largo de toda la vida y el embarazo no es la excepción.

Aunque no se trate de “comer por dos” como se decía antes, en esta etapa la alimentación adquiere especial importancia dado que la buena nutrición de la mamá es uno de los componentes fundamentales para el buen desarrollo del embarazo. No debés olvidar que el bebé se alimenta a través tuyo y que lo que vos comés determina lo que él recibe o no recibe.

Además de una buena nutrición, seguramente tu médico te indicará tomar ácido fólico hasta el tercer mes de embarazo, ya que ayuda a prevenir malformaciones en el sistema nervioso del bebé.

Ejercicios leves o moderados

Puede que el cansancio que sentís en este primer trimestre sea desalentador y te impida pensar siquiera en realizar alguna actividad física, pero no debés olvidar que el ejercicio físico durante el embarazo es esencial para que estés ágil y activa.

Además, hacer ejercicios repercute no solo en tu estado físico, calmando los dolores de cintura o de espalda, ayudándote a mejorar la postura, la circulación, el sistema cardiorrespiratorio, etc., sino que también ayuda a que te sientas mejor anímicamente.

Siempre que cuentes con el aval del obstetra podés buscar alguna actividad que esté en sintonía con este momento de tu vida, que te permita relajarte y hacer ejercicios integrales donde el embarazo esté contemplado, o seguir con esa actividad que tanto disfrutabas, sin exigirte y tomando más descansos que antes si es necesario.

Las relaciones sexuales

Hay mujeres que en esta etapa disfrutan igual o más que antes del sexo ya que se sienten más libres porque no tienen que pensar en cuidarse o en intentar quedar embarazadas. Además, para aquellas mujeres con pechos pequeños, el aumento de los mismos puede hacerlas sentirse orgullosas de su nueva figura y puede resultar además muy atractivo para sus parejas.

Sin embargo, otras mujeres sienten que esta etapa no es la mejor. Si es tu caso, no te preocupés, hay muchos factores que pueden bloquear el deseo. Los malestares típicos del primer trimestre como las náuseas, las sensibilidad o las molestias en los pechos, los cambios bruscos de humor, o el temor normal a muchas embarazadas de que el sexo pueda afectar al bebé hacen que sea muy difícil disfrutar de los encuentros sexuales. Pero no hay que desalentarse, esto también pasará y es importante que ambos sepan que es normal.

Otra cosa que puede suceder es que sea él quien sienta miedo de hacerle daño al bebé. En este caso, una charla en pareja con el obstetra para sacarse todas las dudas y miedos relacionados con la sexualidad y el embarazo puede ayudar a que recuperen la confianza y el deseo.