Home » Actualidad » ¿Por qué es bueno ser parte de un grupo de madres?

Ser madre es una experiencia increíble, pero para algunas madres como las primerizas, puede ser también un momento vital delicado. Aunque cuentes con la familia o los amigos, muchas veces necesitas a alguien que haya pasado por la misma experiencia y que pueda ayudarte a expresar tus dudas e inseguridades. Los grupos de madres son beneficiosos a la hora de enfrentarnos a la crianza de nuestros hijos/as. Un grupo de madres puede ayudar a vivir la maternidad de una manera más tranquila.

Hay que ser conscientes que muchas veces en nuestro entorno social habitual no pueden o no saben contestar a nuestras dudas aunque les gustaría ayudarnos y apoyarnos. No olvides que las madres somos las que sabemos cuáles son las necesidades de sus hijos mejor que nadie pero que a veces nos sentimos solas. Sentir que no estamos solas ayuda a muchas madres a vivir con más tranquilidad su maternidad. Contar con otras madres que ya hayan pasado por lo mismo o que lo estén pasando en este momento puede ser un gran apoyo en los momentos delicados. Los grupos de madres dan la oportunidad a otras madres de conocer a otras mujeres en su misma situación o con sus mismos problemas. En estos grupos de madres pueden hablar de sus dudas sobre temas como la lactancia, la crianza, la depresión postparto, los cólicos del lactante, los dolores de los primeros dientes, el colecho… Siempre teniendo claro que ante cualquier duda o urgencia médica debemos acudir a nuestro pediatra con nuestros hijos.

En la actualidad, existen muchos grupos de madres en ciudades que a veces surgen espontáneamente o con madres que se han conocido en el sanatorio o clínica, o en la consulta del pediatra. Se pueden reunir en cafés, en parques, en plazas… Además las nuevas tecnologías nos pueden ayudar a encontrar grupos de madres con los que podremos contactar en cualquier momento. Existen diferentes grupos de madres en Internet, en Facebook e incluso por Whatsapp. Entre sus beneficios está compartir experiencias sobre la maternidad con otras mujeres, preguntar y tener distintas visiones de un mismo tema, ver que otras mujeres se enfrentan a los mismos problemas o crear una red de apoyo entre todas las madres.

Entre los problemas que podés encontrarte puede que algunas mamás brinden consejos que no van con tu estilo y forma de vida o la manera en que querés vivir la maternidad. También, podés tener ciertas discusiones con algunas mamás que opinan de forma diferente. Cada una como madre y como persona libre puede optar por participar o no. Por eso, lo recomendable es utilizar estos grupos siempre que sean beneficiosos para una. En el momento en el que un grupo de madres te agobie o no te ayude, ya no tiene sentido que sigas en él y deberías plantearte dejarlo. Se trata de encontrar un grupo de ayuda y apoyo, no un problema más.

Muy beneficiosos también son los numerosos grupos de ayuda para la lactancia materna que se están creando en muchas ciudades. Concienciadas con que la lactancia materna es el mejor alimento que se puede ofrecer al recién nacido, más del 90% de las embarazadas quieren amamantar a sus hijos al menos durante los tres meses (o más) en los que puedan gozar de licencia. Pero muchas veces surgen miedos, dudas e inseguridades. Además, hay madres con problemas añadidos como lactancia de gemelos o mellizos o niños prematuros con problemas respiratorios. En muchas ciudades se han creado grupos de lactancia constituidos por mujeres, en su gran mayoría madres, interesadas en ayudar a otras madres con la lactancia de sus bebés. Las asesoras de lactancia suelen ser mujeres preparadas, formadas y calificadas en lactancia materna. Normalmente, se resuelven dudas sobre el amamantamiento como posturas, tomas, cantidades, lactancia a demanda… También pueden ayudar a solucionar problemas que van surgiendo como las grietas, la mastitis, el sacaleches, la lactancia en prematuros…

SHARE WITH FRIENDS: