Home » Actualidad » Los minutos más importantes en la vida de nuestros hijos

Todos los padres nos quejamos de lo mismo: nos falta tiempo para estar con nuestros hijos y cuando lo tenemos – los fines de semana en su mayoría- estamos tan cansados que no les dedicamos toda la atención que se merecen y, entonces, aparecen los lamentos. Sin embargo, por más incréible que nos parezca, sólo necesitamos dedicarles dedicarles 9 minutos de nuestro tiempo. Obviamente, parece miu poco tiempo pero el hecho es que estos minutos debe ser elegido de forma estratégica para que el pequeño no solo sea plenamente feliz, sino para que lo pueda ser desde que se levanta hasta que se va a dormir.

  • Esos 3 minutos antes de despertar

Si bien es cierto que por las mañanas todos estamos apurados y a las corridas, quizás deberíamos empezar a cambiar esta forma de actuar. Y es que para los niños (y para los adultos) es mejor despertarlos con un dulce beso sobre su mejilla y no con un «dale, arriba, levantate que llegamos tarde!». Despertarlos d emanera cariñosa hace que sus días comiencen con otro humor y también que ya arranquen un nuevo hermoso día por descubrir.

  • 3 minutos al volver de colegio

Después de casi 8 ocho horas dentro de la escuela (aquí hay que descontar el recreo y la hora del almuerzo), los niños salen con ganas de contarles a sus papás las novedades que han surgido en ese tiempo y cómo les ha ido en el colegio y, aunque no te cuenten todo lo que te a nosotros nos gustaría, siempre tienen necesidad de expresar lo que sienten. Es por eso que es de mucha importancia mostrar interés en lo que dicen para que así vayan ganando más confianza en ellos y, sobre todo, en nosotros.

  • 3 minutos antes de dormir

Así como empezamos el día brindándoles mimos y afecto, lo mismo sucede almomento de irse a acostar. Acompañar nuestro hijo/a su habitación, esperar a que se meta en la cama, darle un abrazo muy fuerte, decirle que lo amammos y despeirnos con un beso es una excelente manera de mostrar nuestro amor por ellos y de que también ellos/as estén más tranquilos y relajados, que puedan pueda conciliar mejor el sueño y que luego en la manñana se terminen despertando con la energía suficiente para afrontar un nuevo día con ilusión. También, podemos aprovechar el tiempo para leeerles un cuento o cantarles, aunque esto nos insuma un poco más de tiempo.

Todos estos minutos, por más insignificantes que nos parezcan, la relaidad es que son todo lo opuesto. Se trata de esos momentos a lo largo del día en los que los chicos/as necesitan la presencia y el apoyo de sus papás más que nunca. Y es bueno poder llevar a cabo esto no solamente por ellos sino también por  nuestra propia felicidad.

SHARE WITH FRIENDS: