Home » Embarazo » Las funciones que tienen las arterias uterinas en el embarazo

Las arterias uterinas son los vasos sanguíneos encargados de llevar la sangre al útero de la mujer. Provienen de la arteria ilíaca interna o hipogástrica. A su vez, las arterias uterinas también se dividen en ramas que van después a los uréteres o a la vejiga. Son  fundamentales durante el embarazo, ya que tienen la función de nutrir a la placenta. A través de la sangre proveniente de estos vasos sanguíneos, el feto obtiene los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo.

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer se ve expuesto a muchos cambios, tanto físicos como hormonales. Entre ellos, se producen cambios fundamentales en el aparato circulatorio y en la circulación de la sangre. Durante los 9 meses de gestación, el volumen sanguíneo aumenta para hacer frente a las necesidades crecientes, tanto del feto como de la madre. Esta, entre otras, es la causa también de algunos síntomas que pueden surgir en las mujeres embarazadas, como las varices o las hemorroides. Por lo tanto, durante el embarazo, se producen también cambios en los vasos sanguíneos, como las arterias uterinas, para que sean capaces de soportar el aumento del flujo sanguíneo. Para que el flujo pueda aumentar, tiene que disminuir la resistencia de los vasos.

En ocasiones, algunos casos de infertilidad se han relacionado con problemas en las arterias uterinas, como la insuficiencia en la irrigación sanguínea al útero o daños en estos vasos. Actualmente, es posible estudiar las arterias uterinas a través de una ecografía Doppler, que suele llevarse a cabo alrededor de la semana 20 de embarazo. Esto ayuda a predecir posibles complicaciones perinatales que pueden aparecer. Esta prueba mide la resistencia de las arterias uterinas al torrente sanguíneo y, es una técnica de ultrasonido capaz de medir el flujo de sangre. Así, puede detectar alteraciones en los vasos sanguíneos, la presencia de coágulos, estrechamientos, disminución de la circulación u otros problemas. Puede realizarse tanto por vía abdominal como por vía vaginal. Normalmente, la resistencia de las arterias al flujo de la sangre va reduciéndose según avanza el embarazo para que estas puedan soportar el aumento de la cantidad de sangre. Si esto no es así, pueden generarse problemas como la preeclampsia o la restricción del crecimiento intrauterino, entre otros, pudiéndose provocar un parto prematuro o, incluso, la muerte fetal.

Complicaciones de las arterias uterinas

La preeclampsia es una complicación grave del embarazo. Consiste en un aumento de la presión arterial que puede provocar daños en diferentes órganos. Por eso, el control de la presión arterial durante los meses de gestación es una medida imprescindible. Algunos estudios aseguran que, aproximadamente, el 70 % de los casos de preeclampsia son detectables mediante la ecografía Doppler de las arterias uterinas. De hecho, es una técnica que puede llevarse a cabo en la ecografía rutinaria de las 20 semanas de embarazo, junto al estudio morfológico.

Por su parte, la restricción del crecimiento uterino se observa cuando el feto es demasiado pequeño para su edad gestacional, durante el embarazo. Suele estar unido a partos prematuros y a bajo peso al nacer. Una de las causas está, precisamente, en cualquier alteración de las arterias uterinas. Esto suele implicar que al bebé no le llega suficiente flujo sanguíneo ni nutrientes.

Por eso, es recomendable realizar ejercicio físico de forma moderada durante el embarazo. En relación al tema del tratamiento, se recomiendan especialmente los ejercicios encaminados a activar y a mejorar la circulación. Así, además, podemos prevenir otros síntomas comunes en las embarazadas, como pueden ser las varices o las hemorroides.

SHARE WITH FRIENDS: