25 febrero, 2020

El llanto en la infancia

El llanto es una respuesta audible automática o voluntaria a una situación o experiencia emocionalmente angustiosa que puede incluir sollozos y lágrimas. También, puede ser una manifestación física de una respuesta emocional a una experiencia o situación angustiosa. Es una respuesta emocional a una experiencia o situación de sufrimiento.
Los niños lloran por muchas razones y el grado de su angustia depende de los niveles de desarrollo y de las experiencias previas. El llanto en los niños es una respuesta al dolor, al temor, a la tristeza, a la frustración, a la confusión, a la ira, a la incapacidad para expresar sus sentimientos de una manera adecuada.

Asimismo, es una respuesta normal de los niños a las situaciones angustiantes que no son capaces de resolver de otra manera y cuando la capacidad de un niño para hacer frente a estas situaciones se agota, el llanto es un comportamiento automático e instintivo. Un niño que está creciendo finalmente aprende a expresar sentimientos de frustración, ira o confusión sin llorar y es posible que los padres consideren necesario establecer pautas para ayudar al niño a desarrollar comportamientos apropiados.

Se recomienda estimular al niño que llora a «utilizar sus palabras» para explicar lo que les molesta. A medida que los niños desarrollan destrezas adicionales para resolver y enfrentar problemas, disminuye su respuesta con llanto.
A medida que maduran, los niños varones tienden a llorar menos que las niñas. Muchos expertos creen que son comportamientos aprendidos.