Home » Embarazo » ¿Cuándo es necesario hacer reposo en el embarazo?

Las molestias durante el embarazo son comunes y varían según las condiciones de cada mujer. Para aliviar muchas de ellas conviene conocer algunos consejos para el correcto reposo. También, es necesario saber cuáles son los síntomas que pueden provocar problemas de sueño, y conocer cuál es la mejor postura para dormir durante estos meses, para mayor comodidad de la embarazada.

En ocasiones, el embarazo cursa con complicaciones que aconsejan guardar reposo. Las causas más comunes para guardar reposo durante el embarazo son:

  • Amenaza de aborto.
  • Amenaza de parto pretérmino.
  • Placenta previa.
  • Rotura prematura de membranas.

¿Cuándo es necesario hacer reposo en el embarazo?

Para que la gestación llegue a término, algunas mujeres deben guardar reposo a partir del segundo trimestre de embarazo. La situación puede ser difícil de sobrellevar. Para la mayor parte de las mujeres, el embarazo se desarrolla sin grandes problemas. Pasadas las náuseas del primer trimestre, los meses transcurren de forma bastante plácida hasta el feliz desenlace. Sin embargo, para algunas gestantes, las que tienen que permanecer en reposo, esos nueve meses de espera son como una carrera contrarreloj en la que cada día que pasa es un día ganado para la buena salud del bebé.

El reposo absoluto se aconseja en caso de peligro de parto prematuro, cuando el cuello del útero es incompetente, es decir, cuando se dilata y se va abriendo antes de hora, bajo la presión del útero y del feto que aumentan de tamaño.

  • Cuello de útero incompetente antes de los 5 meses.
    El médico puede intentar reintegrarlo y practicar un cerclaje, que consiste en cerrar el cuello del útero con una especie de cinta que se fija a él y se anuda para mantener el cuello del útero cerrado. En ese caso se aconseja que la gestante permanezca tumbada para no forzar el cerclaje.
  • Cuello de útero incompetente después de los 6 meses.
    Si el cuello está tan dilatado que el saco que protege el embrión sobresale, no se practica el cerclaje a la futura madre, ya que sería demasiado arriesgado. Entonces es hospitalizada y permanece tumbada en la cama. Salvo en estos casos, los médicos no suelen prescribir reposo absoluto. Y es que las complicaciones pueden ser aún más perjudiciales: flebitis, infecciones urinarias.

Sin embargo, el reposo en cama puede producir una serie de efectos adversos, entre los que se encuentran: Debilidad muscular y rigidez , Trombosis (formación de coágulos), ansiedad.

Los siguientes consejos pueden contribuir a sobrellevar el reposo, así como prevenir sus efectos adversos:

  • Respetar el tratamiento prescrito por el médico.
  • Practicar ejercicios isométricos, es decir, sin movimiento alguno. Consisten en contraer y relajar los diferentes grupos de músculos (hombros, miembros superiores, nalgas, miembros inferiores…), como en el caso de los ejercicios de Kegel.
  • Hacer ejercicios circulatorios con los pies.
  • Hacer que la cama sea perfecta. El lugar donde pasás la mayor parte del tiempo tiene que ser cómodo, colorido, alegre y confortable, y debe estar siempre impecable.
  • Organizar el espacio vital. Concentrá en los metros cuadrados que te rodean los objetos útiles: medicamentos, botellas de agua, revistas, controles remoto, manualidades, papel, lápicera, diferentes listas de amigos, administraciones o asociaciones, el teléfono, la computadora.
  • Realizar actividades agradables, que te permitan distraer la mente: escuchar música, leer un libro, ver una película, ver la tele, usar la notebook, hablar con familiares y amigos, tejer…, etc.
  • Pedir ayuda. A tu madre, a tu suegra, a tus vecinas, a tus amigas… cada una pueda aportar su granito de arena: puede que vengan a echarte una mano y termines divertida o que te traigan noticias frescas que te mantengan al día con lo que pasa a tu alrededor.
  • Tratar de estar arreglada. Evitar estar todo el día en jogging o camisón ya que suele ser algo deprimente.

SHARE WITH FRIENDS:  
        
          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *