4 abril, 2020

¿Como puedo inventivar la autonomía en mis hijos?

Incentivar la autonomía en la infancia es responsabilidad de los padres. Son los adultos quienes poseen la capacidad para hacerlo. Sin embargo, docentes, profesionales de la salud y la familia ampliada desempeñan, asimismo, un rol fundamental.

¿Qué es ser autónomo? ¿Cómo se logra? Estos y otros interrogantes son de importancia a la hora de construir la crianza de un hijo. La promoción de la autonomía en la infancia requiere, primeramente, de la convicción de su importancia. Si en cada etapa de la vida enseñamos a los niños todo aquello que están preparados para aprender, se sentirán dispuestos a aprender y encantados de hacerlo. Retrasar los aprendizajes porque estamos apurados y no hay tiempo para comer o vestirse sin ayuda, para que  ordene solo sus juguetes o su cuarto, etc., los dificulta y complica.

Si queremos que nuestro hijo o hija se convierta en una persona autónoma, tenemos que enseñarle, en las primeras etapas de su vida, todo aquello que está preparado y dispuesto a aprender. Nosotros, como padres o adultos referentes, debemos estar preparados para ello, ya que la autonomía implica también la posibilidad de comenzar a decidir en forma progresiva y de acuerdo a las posibilidades.

La autonomía no se logra de un día para el otro, sino de forma secuencial y paulatina, más allá de algunos avances y retrocesos. Entre los 6 y 12 años, algunas de las actividades para promover la autonomía pueden ser organizar su tiempo (actividades cotidianas, tiempo de estudio y tiempo libre) y construir su espacio personal: (su cuarto, su ropa, sus juguetes, hacer la cama, etc. y esto implica conservarlo en buen estado.

El mundo de niñas, niños y adolescentes es, en cierto modo, complejo por la multiplicidad de variables que intervienen y, como tal, requiere de nuevas y mejores aproximaciones que contemplen cada una de ellas el respeto por los tiempos personales.