26 septiembre, 2020

¿Como podemos disminuir el dolor menstrual?

¿Sentís dolores cólicos en la parte baja del abdomen? ¿Son agudos e intermitentes o sordos y persistentes? ¿Te duele además la espalda días antes de la menstruación o sentís molestias al comienzo del periodo y estos síntomas desaparecen cuando el sangrado disminuye? Todas estas situaciones son completamente normales y se la llama «disminorrea».

Por mucho que existan guías sobre la regla, el dolor en el pecho y que esta afecte a nuestro rendimiento físico son cuestiones que no podemos evitar. En cambio, una buena alimentación puede paliar los síntomas y por eso es bueno conocer qué alimentos son recomendables y cuáles conviene evitar. Se cree que la hormona prostaglandina, que causa contracción en el útero, es uno de los factores causales de dolor en la disminorrea primaria.

En cuanto a los alimentos que debemos consumir para reducirlos, los nutricionistas aseguran que hay muy pocos estudios que relacionen una correcta alimentación con el equilibrio hormonal. En primera instancia, después del periodo menstrual las mujeres tenemos menos resistencia a la insulina y, por lo tanto, deberíamos comer menos hidratos de carbono.

Además, existen alimentos que contribuyen a la reducción de los mencionados síntomas y en este sentido, se aconseja:

  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en omega 3 por su poder antiinflamatorio, pues ayudan a reducir los calambres del útero. Son alimentos ricos en Omega 3 las sardinas, el salmón, la trucha y las semillas, por ejemplo.
  • Consumir alimentos ricos en potasio: la banana, la palta  (tiene aún más carga de potasio que la banana).
  • La cúrcuma según algunos estudios puede reducir también los síntomas asociados al periodo menstrual.
  • En esta fase, conviene añadir cereales integrales a nuestra dieta porque son ricos en vitamina B6 y esta se relaciona con menor dolor menstrual.

Durante el periodo menstrual las mujeres consumen mucha energía. Parece que durante esos días todo está permitido y no controlamos nuestra alimentación por sentir dolor e hinchazón y nos pasamos con las calorías. Apostamos por determinados alimentos que el cuerpo nos pide y que no son demasiado adecuados porque favorecen la inflamación. En este sentido, hay alimentos poco recomendables como son las carnes rojas, los lácteos o el azúcar.

El azúcar nos lo pide el cuerpo por estar con el ánimo más bajo pero esto lo podemos controlar con unas galletas de avena y banana o con chocolate que contenga más del 85% de cacao. El chocolate ayuda a que los niveles de dopamina aumenten y por lo tanto alivia el estado bajo de ánimo que solemos tener. Hay estudios que aseguran que la proteína puede venir bien en el periodo menstrual pero es conveniente conocerse a una misma porque, en determinadas mujeres, puede acarrear dolores de cabeza.

Debemos huir de aquellos alimentos y productos procesados, el café, el alcohol y, en algunos casos, los lácteos.

Lo que sí debe ser tomado como regla general es la necesidad de beber abundante agua porque durante el periodo las mujeres tenemos mayor actividad interna y esto afecta a la retención de líquidos. Hay que hidratarse, y aún más en los días calurosos y en el verano. Por otra parte, aunque la recomendación de 2 litros diarios es muy general, sí es necesario, se puede aumentar el consumo de agua en verano. No nos sirven las bebidas azucaradas ni los refrescos. Hay que optar exclusivamente por el agua, el mate cocido, el mate y el té.

Los suplementos que nos pueden ayudar a paliar el dolor menstrual son la papaína, el aceite de Onagra de primera presión en frío, el calcio (porque mantiene el tono muscular normal y esto previene los cólicos menstruales), el magnesio (por razones similares) y los omega 3 (porque afectan al metabolismo de las prostaglandinas y otros factores involucrados en el dolor menstrual y la inflamación).