1 marzo, 2021

Adolescentes agresivos: causas y prevención

La adolescencia es una etapa llena de desafíos que podrían convertirse en fuente de estrés para el individuo (por ejemplo: problemas vinculados al colegio, incertidumbre respecto al futuro, presión social, etc.). En gran parte, debido a ello, la agresividad en la adolescencia es uno de los retos a los que se enfrentan muchos padres y educadores. Es algo recurrente y puede aparecer por múltiples causas. ¿Cómo prevenirla? 

La agresividad es “una de las tácticas al servicio de la competición social, una de las habilidades normales del repertorio comportamental humano que van dirigidas a obtener saldos favorables en las interacciones conflictivas (es decir, ganancias/pérdidas, victorias/derrotas)”. ¿Dónde podríamos situar la frontera entre agresión y violencia? Se trata de una distinción muy imprecisa, ya que por ejemplo, no es necesario causar lesiones físicas para conducirse de manera agresiva; con producir  molestar o tener prejuicios de cualquier tipo sobre los demás es suficiente.

Un estudio del año 2012 analizó la relación entre las estrategias de afrontamiento y las emociones de los adolescentes para determinar en qué medida son procesos relacionados con la conducta agresiva. Los resultados del estudio mostraron que había claras diferencias entre los sujetos con alta y baja agresividad y los mecanismos de afrontamiento que utilizaban; concretamente, vieron cómo los adolescentes más agresivos utilizaban en mayor medida un afrontamiento improductivo. En el caso de los menos agresivos, estos aplicaban estrategias más centradas en la resolución del problema.

Estilos de afrontamiento y agresividad

La agresividad en la adolescencia y en otras etapas vitales se relaciona también con el tipo de estilo (o estilos) de afrontamiento de cada uno. Recordemos que los estilos de afrontamiento son aquellas estrategias o mecanismos que utilizamos las personas a la hora de enfrentarnos a adversidades o los problemas. Una persona con conductas agresivas es más probable que utilice estrategias no adaptativas.

Frydenberg, una estudiosa de los estilos de afrontamiento, se centró en la adolescencia para desarrollar su teoría, en la que incluyó hasta 18 estrategias de afrontamiento diferentes. Estas 18 estrategias se agrupan en tres estilos de afrontamiento:

  • Resolver el problema: incluye concentrarse en resolver el problema e invertir en amigos íntimos, entre otros.
  • Referencia a otros: incluye, por ejemplo, buscar apoyo social.
  • Afrontamiento no productivo: preocuparse, hacerse ilusiones, ignorar el problema…

Frydenberg  asegura que muchas de las conductas de riesgo adoptadas por los adolescentes, como por ejemplo el consumo de drogas, la promiscuidad sexual, la violencia o la agresividad, responden a su incapacidad para afrontar determinados desafíos o problemas.

Prevención

Una herramienta clave será la educación emocional temprana; también un estilo de crianza parental democrático, positivo y respetuoso. Un estudio encontró una serie de elementos, en relación a la crianza especialmente relevantes a la hora de prevenir la agresividad en adolescentes.

Estos tres factores fueron:

  • Una mejora de la hostilidad materna.
  • El control de la conducta de los hijos.
  • Un incremento de la comunicación afectiva.

Trabajar la comunicación resultará esencial a la hora de prevenir la agresividad en la adolescencia (también en la infancia). Fomentar estilos de comunicación asertivos, por ejemplo, puede ayudar a prevenir la agresividad. Recordemos que, en comunicación, la agresividad se encuentra en un extremo, al igual que la pasividad. Por ello, situarnos en el centro es lo mejor, donde encontramos la asertividad.

La agresividad en la adolescencia es una alternativa conductual que puede ser muy tentadora. Su origen es diverso: construcción de la personalidad, incapacidad para afrontar los problemas de forma adecuada (déficit en estilos de afrontamiento), problemáticas familiares, relaciones conflictivas con sus iguales, poca tolerancia a la frustración, una corteza prefrontal que no se ha terminado de formar, etc. La forma y la intensidad en las que la agresividad se manifiesta también pueden variar mucho: violencia física, verbal, estilo de comunicación agresivo, etc. Como siempre, la mejor herramienta para combatir la agresividad es la prevención.

Ir al encuentro de los adolescentes, en el instituto, en su casa o en sus lugares de reunión y facilitarles herramientas para el autocontrol y la regulación emocional son una de las mejores medidas que podemos adoptar para evitar que se muestren agresivos. Lo esencial es ofrecerles estrategias alternativas de afrontamiento (adecuadas), como dialogar, reflexionar, respirar, relativizar… y que puedan recurrir a ellas antes que a la agresión o a la agresividad.