Home » Embarazo » ¿Qué sucede si tengo sífilis durante el embarazo?

La sífilis es una infección de transmisión sexual (ITS), es decir, que se contagia al tener relaciones sexuales sin protección con alguien infectado. También, puede transmitirse al bebé a través de la placenta.
La forma más común de transmisión de sífilis es a través del sexo vaginal, anal u oral, pero también es posible contagiarse besando a alguien que tiene una llaga en la boca o exponiendo un área de la piel que está rasguñada o abierta a una llaga de la sífilis. Es causada por un tipo de bacteria llamada treponema pallidum.

Si no se trata, la sífilis en el embarazo puede tener consecuencias muy serias a largo plazo. Esta enfermedad de transmisión sexual puede viajar por la corriente sanguínea a través de la placenta e infectar al bebé. Por suerte, si se detecta a tiempo, puede tratarse con antibióticos. En la primera visita de cuidado prenatal, el obstetra realizará un análisis de sangre para ver si se padece algún tipo de enfermadad. Si su profesional sospecha que la mujer embarazada se ha contagiado sífilis, realizará otro análisis de sangre en el tercer trimestre del embarazo y, también, luego de tener al bebé.

Esta infección pasa por varias etapas con signos o síntomas diferentes:

  • Etapa primaria: Lesión (llaga o ampolla) en el área genital (pene o vagina) llamada chancro. No es dolorosa.
  • Etapa secundaria: Sarpullido en las palmas de las manos, planta de los pies u otras partes del cuerpo. También pueden haber verrugas u otras lesiones en el ano, genitales, boca. Otros síntomas pueden incluir pérdida de pelo y malestar general.
  • Etapa latente: No hay señales ni síntomas. Una repetición de los síntomas secundarios puede suceder después de que la enfermedad ha sido latente.
  • Etapa terciaria: Pequeños tumores en la piel, huesos o cualquier otro órgano del cuerpo, engrandecimiento del corazón y vasos sanguíneos y desórdenes crónicos del sistema nervioso (ceguera, alteración mental o parálisis).

La sífilis puede viajar por la corriente sanguínea a través de la placenta e infectar al bebé en cualquier momento durante el embarazo. También puede infectarse durante el parto. Si se detecta y se trata a tiempo, probablemente la mámá y el bebé no correran riesgos. Por el contrario, en caso de no ser tratada, hay una gran posibilidad de que su bebé sea contaminado, especialmente si se está en las primeras etapas de la enfermedad, cuando es más infecciosa.

La mayoría de las veces, la sífilis se pasa de la mamá al bebé durante el embarazo, pero también puede suceder durante el parto vaginal si un bebé tiene contacto directo con la llaga de la sífilis. Cuando su bebé nace con esta enfermedad, se llama sífilis congénita. Alrededor del 40 % de las mujeres embarazadas que padecen sífilis y no reciben tratamiento tienen un aborto, un bebé que nace sin vida o que muere poco después de nacer. También, incrementa la restricción de crecimiento intrauterino.

La sífilis congénita causa que la placenta crezca y que el cordón umbilical se inflame. Esto puede ocasionar problemas en la forma en que funcionan para sustentar al bebé en la matriz y generar líquido en el abdomen del gestante e hinchazón severa y engrandecimiento de su hígado o su bazo.

Estar infestado durante el embarazo también puede causar complicaciones para el bebé después de nacer, incluyendo la muerte neonatal o serias condiciones de salud como: Nacimiento prematuro, Retraso del crecimiento fetal y bajo peso al nacer, Daños en los huesos y los dientes, Pérdida de visión y oído, Problemas neurológicos.

Si se ha confirmado la afectación durante el embarazo y la mujer está siendo tratada con regularidad, pueden disminuir las posibilidades de desarrollo de sífilis congénita en el bebé. Hay que asegurarse de que tanto el ginecólogo/a, como el obstreta, estén informados sobre la enfermedad. Hay que obtener atención prenatal inmediata, realizarse exámenes regulares y ultrasonidos y, en caso de tener pareja, pedirle que también se realice los análisis ya que, aunque una se haga el tratamiento, nuestra pareja puede infectarnos de nuevo.

La sífilis se trata fácilmente con antibióticos. Sin embargo, es importante actuar pronto. Con tratamiento materno adecuado y buen cuidado prenatal las posibilidades de que el bebé contraiga sífilis en el embarazo son esencialmente eliminadas.

SHARE WITH FRIENDS: