Home » Bebés » ¿Qué significa tener un embarazo de riesgo?

Se considera que un embarazo es de riesgo cuando la vida de la mamá o del feto, o ambas, pueden correr algún tipo de peligro o tener complicaciones. Igualmente, en caso de que el obstetra catalogue el embarazo como de “riesgo” no hay que alarmarse ni asustarse o angustiarse, sino que sólo habrá que tomar más precauciones que las que tendría un embarazo completamente normal. El obstetra pedirá una mayor cantidad de análisis, ecografías y controles. Existen determinadas señales de alarma que la mujer embarazada debe comunicar a su médico de inmediato, ya que podría tratarse de una complicación grave para la que un tratamiento precoz es de enorme importancia.
riesgo-embarazo

Ante la presencia de alguno de los siguientes síntomas, se debe consultar al médico: hemorragias vaginales(aunque sean leves),dolores de cabeza persistentes, molestias en la zona de los riñones y el bajo vientre, contínuos mareos y vómitos, molestias al orinar, problemas en la vista, hinchazón de las articulaciones desde la mañana, fiebre, reacciones alérgicas (estornudos constantes, enrojecimiento de piel), excesivo cansancio o fatiga, ausencia de movimiento por parte del feto (en el último trimestre),contracciones uterinas,pérdida de líquido por la vagina.

Algunos factores que suelen ser tomados como de riesgo son :
  • La edad de la madre (cuando tiene más de 35 años, sobre todo si es su primer embarazo, o bien si tiene menos de 17 años)
  • Algunas enfermedades como la diabetes tipo A, cardiopatías, enfermedades renales o mentales, malformaciones uterinas, infecciones de tipo viral, virus HIV .
  • La incompatibilidad en sangre, o sea del RH entre la mamá y el feto
  • Embarazos múltiples (por la alta probabilidad que tienen de derivar en partos prematuros)
  • Anemia, alcoholismo, fumar, obesidad, tendencia a las hemorragias, hipertensión arterial
  • Abortos repetitivos
  • Placenta previa
  • Embarazo ectópico o extrauterino (cuando el óvulo fecundado se implanta fuera del útero. Si no se trata a tiempo puede provocar una grave hemorragia)
  • Cromosopatías del feto
  • Infecciones urinarias (pueden provocar daños en los riñones y/o que el bebé nazca en forma prematura si no se trata a tiempo)
  • Alteraciones del líquido amniótico o ritmo cardíaco del feto
  • Envejecimiento o desprendimiento de la placenta (ocasiona sufrimiento fetal)
SHARE WITH FRIENDS: