Home » Educación » Qué hacer si nuestro hijo/a se distrae en el aula

La falta de atención en los niños puede alterar tanto su nivel de aprendizaje como sus calificaciones. No son pocos los padres que suelen preocuparse porque sus hijos/as se distraen mucho en el aula. Es importante tener en claro que existe una diferencia entre la pérdida de concentración (muchas veces debido a estímulos externos) y el padecimiento del síndrome de déficit de atención (TDA). La primera condición es más común de lo que los padres creen y nunca suele permanecer durante mucho tiempo. Generalmente, se trata de algo temporal y, si se les proporciona los estímulos necesarios, recuperan de inmediato su capacidad para concentrarse. En el segundo grupo, encontramos a un 5% de la población infantil con TDA. El déficit de atención es permanente, pero, en ambos casos , deben de llevarse a cabo una serie de ejercicios de concentración.

Los ejercicios de concentración resultan beneficiosos y por eso, es importante diseñar estrategias que se desarrollen en el colegio mismo, en el aula, y que luego sean reforzados en el hogar. Es importante tener una charla con la maestra para que, de manera conjunta, se pueda planificar una estrategia dirigida al niño distraído.

Las acciones más recurrentes que incluyen las estrategias docentes actuales para llamar la atención del chico/a son:

  • Ubicar al niño en las primeras filas frente al escritorio de la maestra.
  • Alejarlo de los niños más conversadores, pero igualmente permitirle mantener su interacción con los demás compañeros de clase.
  • Hablarle constantemente mirándolo a los ojos, esto hará que el niño sienta la necesidad de estar alerta.
  • Hacerle preguntas sorpresa con frecuencia.

Para reforzar la atención de los niños en el hogar existen múltiples opciones:

Resulta fundamental que el niño que presenta problemas de atención cuente con un espacio de estudio propio para realizar sus tareas. Debe contar con un escritorio o mesa propia y una silla ergonómica, que el lugar tenga buena iluminación y, no debe tener juguetes o elementos que puedan distraerlo a su alrededor. También, hay que apagar la TV y alejarlo de tablets o celulares mientras realiza su tarea escolar. Se aconseja indicarle que empiece por aquellos deberes que tienen mayor dificultad para que de esta manera no se sienta frustrado ni busque abandonar  sus obligaciones. No es recomendable quedarse a su lado, como “vigilante”, observándolo, sino salir y entrar o pasar a su lado de vez en cuando. Esta acción es análoga con la conducta de la maestra y sentirá así el apoyo del papá o la mamá al momento de realizar sus deberes. Siempre es importante felicitarlo cuando termine sus tareas en la casa. Así, se sentirá animado para continuar estudiando y realizandolas y, se sentirá orgulloso de su esfuerzo.

En cuanto a la realización de actividades extracurriculares, se puede llevar adelante diferentes actividades como:

  • Inscribirlos en clases de música (piano, guitarra, flauta, etc.) Las actividades motrices estimulan la paciencia y concentración.
  • Llevarlos a clases de pintura.
  • Regalarles rompecabezas y ayudarlos a armarlos.
  • Jugar al ajedrez.
  • Ponerlo a recortar figuras (esta acción también estimula su atención).

Con estas simples acciones, la atención del niño/a se incrementará en gran medida. Y, en caso de tener dudas con respecto al déficit de atención, conviene realizarle un test con el pediatra, un psicólogo infantil o un neurólogo, para así descartar esta patología.

SHARE WITH FRIENDS: