Home » Enfermedades » Mitos sobre las enfermedades que suelen tener los niños

Los chicos se enferman con mayor frecuencia que los adultos. Resfríos, catarros, otitis, anginas y diarreas son algunas de las tantas afecciones que se presentan en la infancia, especialmente durante los 3 primeros años de vida.

Cuando los niños se enferman seguido, los papás comienzan a sentirse permeables a todas las opiniones del entorno: familiares, amigos, vecinos, que con la mejor intención asumen el rol del pediatra y explican con ciertas “verdades populares” las causas de lo que les sucede y qué es lo que se debe hacer en los distintos casos.

RESFRÍOS, CATARROS Y GRIPES

NO es cierto que siempre que los chicos se resfrían y/o se enferman es por salir desabrigados, por sufrir un enfriamiento o por transpirar mucho estando a la intemperie. Es cierto que, si bien éstas situaciones pueden predisponer a enfermarse, siempre es necesario que exista un contagio de gérmenes (en su mayoría virus), transmitidos por una persona cercana en contacto, que se encuentre enferma o que sea portadora de gérmenes sin presentar la enfermedad. Por ejemplo: algún amiguito del colegio, la maestra, alguno de los papás, el pediatra, la niñera, etc.

OTITIS

NO es cierto que la otitis se produzca por el agua que entra en los oídos al bañarse o ducharse, o por acción del viento frío que ingresa en los conductos del oído. Es cierto que la otitis media aguda “interna” es la más frecuente en los bebés y de los niños de hasta 3 años. Se produce por la acumulación y posterior sobreinfección bacteriana de mocos que ingresan al oído durante el curso de una virosis, desde la nariz y/o garganta. Cuando se repiten, generalmente es causa del mal funcionamiento de los conductos que ventilan el oído o por el agrandamiento de las adenoides (“carnes crecidas”).

ANGINAS

NO es cierto que sean causadas por “enfriamientos”, por tomar helados o bebidas muy frías. Es cierto que, igual que en los resfríos, las anginas también son producto del contagio de virus de una persona a otra. Por debajo de los 3 años, las anginas son casi siempre virales, aún cuando se vean placas, y se curan solas, sin medicación. Por encima de los 3 años, es común la presencia de la bacteria estreptococo. Se confirma el diagnóstico con el exudado de fauces y requiere de antibióticos.

VÓMITOS

NO es cierto que el chocolate, las frituras y la comida “chatarra” sean los “eternos” causantes de todos los episodios de vómitos que tienen los chicos. Tampoco es cierto que lo indicado, cuando los chicos no paran de vomitar, sea darles un té o caldo para aliviarlos, dado que las infusiones calientes estimula el vómito. Es cierto que uno o dos vómitos aislados pueden deberse a una indigestión por algún alimento que “le cayó mal”, pero cuando los vómitos se repiten a lo largo del día, con decaimiento y fiebre, son producto de una infección, generalmente viral, que afecta al estómago (gastritis). Se debe dejar de darle alimentos y líquidos de cualquier tipo al menos por 2 horas. Se recomienda la ingesta con líquidos muy fríos (cubitos de hielo) y de a sorbitos.

DIARREA

La diarrea es el aumento de la frecuencia, con disminución de la consistencia, en la evacuación de las heces. La dieta base para tratarla excluye 4 grupos de alimentos:

  • Leche entera
  • Lácteos: yoghurt y postrecitos
  • Cítricos y verduras de hoja
  • Galletitas dulces y golosinas

NO es cierto que siempre haya que indicar medicamentos para cortarla. La mayoría de las veces, con una dieta alcanza. Es cierto que la dieta es lo más importante para regularizar una diarrea.

SHARE WITH FRIENDS: