Home » Bebés » ¡Mi bebé empezó a trepar!

Alrededor del año,(a veces un par de meses antes, otras veces un par de meses después), los bebés empiezan a dar sus primeros pasos y se largan a caminar por sus propios medios. Es una etapa emocionante para los papás que, en poco tiempo irán observando grandes cambios en el andar de su hijo.

Pero, una vez que el bebé camina con confianza y soltura, no se conformorá sólo con ese gran logro, sino que intentará subir y bajar escalones, treparse a sillas o mesas bajas. Es de suma importancia que los padres no repriman ni obstaculicen este aprendizaje, por el contrario, deben estimularlos, brindarles confianza, festejar sus logros pero también tienen que permanecer cerca, vigilarlos y estar atentos ante cualquier peligro. El trepar o subidas y bajadas deben ser controladas por los adultos para evitar cualquier percance o accidente y que termine haciendose daño.

El hecho de poder trepar es una experiencia y una aventura nueva y emocionante para el chiquito porque se da cuenta que al altura es diferente a la habitual y que puede observar el entorno que lo rodea desde otra perspectiva, además de poder alcanzar nuevos objetos, que antes le eran inalcanzables.

mi bebé empezó a trepar

Estas acciones le permiten perfeccionar su sentido del equilibrio, le entrena los músculos de varias partes del cuerpo, como los del abdomen y piernas y le desarrolla el area psicomotriz de su ser, brindandole una mayor seguridad y confianza en sí mismo.

La edad en la que los chiquitos adquieren las habilidades de subir, bajar y trepar está relacionada con su madurez interna. Por eso no tiene sentido forzarles, porque cada cual las dominará cuando esté preparado para ello. Sí es importante que los pequeños tengan oportunidades de moverse a su gusto, porque si están la mayor parte del día en brazos o sentados, pueden sufrir retraso en su desarrollo motor.

mi bebé empezó a trepar_1

Recomendaciones útiles :

  • Hay que permitirle que intente subir las escaleras si quiere, pero el adulto tiene que ponerse detrás de él por si pierde el equilibrio.
  • Recordarle que se apoye en la pared y que vaya juntando los dos pies en cada escalón.
  • Una vez que llegue arriba , hay que enseñarle a bajar de espaldas para evitar que se asuste y se largue a llorar.
  • Hay que poner barreras o puertas de seguridad al principio y fin de todas las escaleras de la casa.
  • uando insista en subirse a un banco , permitirle que lo haga pero sosteniendo la mano del adulto, no por su cuenta.
  • Reemplazar la frase “cuidado,vas a caerte” por “cuidado, mirá bien cómo o dónde ponés los pies”. De esta manera le transmitimos que confiamos en él y su capacidad y él procederá de una manera más segura.
SHARE WITH FRIENDS: