Home » Educación » Uso y abuso de antibióticos en los niños

Los antibióticos no curan todo tipo de infecciones. Son drogas, naturales o sintetizadas por el hombre, que pueden combatir únicamente las infecciones bacterianas. No sirven para tratar infecciones causadas por virus, hongos o parásitos. El resfrío común como la gripe y los cuadros relacionados son provocados por virus, que no responden al tratamiento con antibióticos. En estos casos, sí se los utiliza para tratar posibles complicaciones producidas por sobreinfección con bacterias, como otitis media, sinusitis o neumonía. Las infecciones virales se curan sin antibióticos, aunque se puede necesitar tratamiento sintomático para bajar la fiebre o calmar el dolor.

los antibioticos son siempre útiles

Desde que comenzaron a utilizarse estas drogas, hace ya cien años, muchas bacterias desarrollaron la capacidad de volverse resistentes a su acción. Esto es más común cuando una persona recibe tratamientos reiterados con antibióticos, y es un problema muy serio en los hospitales, ya que los pacientes pueden infectarse con bacterias multirresistentes a casi todos los antibióticos disponibles, muy difíciles de tratar. Para erradicar este problema cada vez más frecuente, se aconseja que la población no utilice estos medicamentos sin la estricta indicación de un médico. Por otra parte, los mismos médicos buscamos hoy en día evitar recetarlos a menos que sean absolutamente necesarios. Por último, es importante que el paciente cumpla con los días de tratamiento indicados para evitar rebrotes de la infección y disminuir la aparición de resistencia bacteriana.

Muchos antibióticos actualmente no son efectivos contra gérmenes que se han vuelto resistentes con el tiempo. La penicilina, sin embargo, sigue siendo efectiva para tratar la angina bacteriana con placas en la garganta y no se observa resistencia alguna. Otro dato interesante es que hay antibióticos que dejaron de utilizarse durante muchos años por la resistencia bacteriana y que hoy de nuevo funcionan contra bacterias resistentes a los antibióticos más comunes. No todos los antibióticos son igual de efectivos ya que hay muchos tipos distintos de bacterias, y para cada uno se emplean antibióticos diferentes. Por esto también es importante que no los tomes sin prescripción del médico, que te va indicar cuál es la droga más efectiva para determinada infección y la duración mínima de tratamiento que se debe cumplir.

En cuanto a las dosis que deben utilizarse los antibióticos se metabolizan de distinta manera en el organismo. De acuerdo a la velocidad con que se absorben, son degradados y excretados, se administran entre una y cuatro veces al día y por una duración de tres a más días, según la infección a tratar. Como todo medicamento, pueden tener efectos secundarios indeseados. Los más comunes son vómitos, diarrea, dolor abdominal, erupción en la piel o reacciones alérgicas más serias. Esta es otra razón importante por la que sólo deben ser utilizados cuando son estrictamente necesarios para el tratamiento de determinada infección.

SHARE WITH FRIENDS: