Home » Bebés » Las siliconas no afectan la lactancia materna

Una de las dudas más comunes y frecuentes de la futura mamá que posee implantes, es saber si existirá algún tipo de restricción al momento de amamantar a su bebé.

El implante mamario es uno de los procedimientos más pedidos y más realizados en el plano de la cirugía plástica. Su colocación se realiza fundamentalmente por las vías periareolar, submamaria y axilar. Dependiendo del grosor de la capa de piel y grasa, el cirujano decidirá en dónde se colocará el implante, ya sea por debajo de la glándula (piel, grasa y glándula cómo cubierta del implante), o bien por debajo del músculo (piel, grasa, glándula y músculo).

Una vez embarazada la mujer no puede, ni debe someterse a ningún tipo de cirugía plástica y/o estética. Obviamente, la colocación de implantes en las mamas, es una de ellas. Luego de haber dado a luz, es recomendable esperar un mínimo de 6 meses para llevar adelante este clase de operaciones.

implantes-mamarios-y-lactancia

El tiempo adecuado que debe transcurrir entre la colocación del implante y el período de lactancia sería de un mínimo de un 1 años posterior a terminar el período de lactancia. Esto se debe a que durante el embarazo y la lactancia la glándula aumenta de volumen, lo que da una apreciación errónea del volumen a colocar. Lo importante es que el implante como tal no impide el embarazo o la lactancia, siempre y cuando se respete un año antes del embarazo y un año después de la lactancia. Tener un implante mamario y efectuar la lactancia no suele presentar ninguna contraindicación, siempre y cuando no se haya dañado el tejido glandular durante la colocación del implante. Por lo tanto, es de suma importancia acudir exclusivamente a un cirujano plástico titulado. Si las prótesis están bien colocadas, o sea por detrás de la glándula mamaria, la intervención no impide dar de mamar normalmente ni supone ningún riesgo para el bebé.

siliconas-y-lactancia-materna copy

Los expertos aseguran que la leche materna no se contamina por los materiales de los implantes. Más allá de ese dato, algunas mujeres ven afectada su capacidad de amamantar cuando la incisión para colocar los implantes se hace alrededor del pezón. La incisión periaerolar puede dar lugar a la aparición de una inflamación de los conductos galactóforos, que son los conductos que se encargan de transportar la leche materna. Esta situación puede llevar a ciertas dificultades pero en ningún caso supone riesgo para el bebé, sino sólo molestias para la madre.

En cuanto a la cantidad de leche, la producción hormonal se comporta de acuerdo con el tamaño natural de la mujer. El aumento de senos mediante una cirugía no se corresponde con el aumento de caudal de leche.

En los casos en que las prótesis sean muy grandes, la tensión sobre el seno puede hacer que el tejido que está alrededor se atrofie, lo que ocasionalmente puede afectar la producción de leche de la glándula mamaria. Pero esto también depende del adecuado funcionamiento de la prolactina (hormona de la lactancia). Aparte de esta esporádica complicación, no se presenta otra durante el embarazo. En algunos casos, existe menos lugar para que la glandula llena se expanda, (la piel tiene un límite de distension) y, por lo tanto la disminucion de la cantidad por mamada existe. El bebé puede no quedar satisfecho y esto obliga a aumentar la cantidad de mamadas y a acorta los tiempos entre las mismas, a la larga, esta situación puede conducir a la suplementacion con mamadera.

SHARE WITH FRIENDS: