Home » Maternidad » Hemorragias nasales en los niños

Las hemorragias nasales en los niños son comunes, pero también pueden ser atemorizantes por lo impresionante que resulta ver la sangre salir por la nariz. Sin embargo, por lo general, no conllevan ningún peligro y pueden ser fácilmente detenidas. Lo más importante es mantener la calma y seguir unas simples recomendaciones. Lo normal es que la hemorragia pase en muy poco tiempo. Solo en algunos casos no muy frecuentes es necesario buscar ayuda médica.

La causa más común de las hemorragias nasales en los niños es la rotura de uno de los pequeños vasos sanguíneos de la nariz, provocando la salida de sangre. Las razones de estas roturas pueden ser varias:

  • Hurgarse la nariz.
  • Un resfriado o una alergia.
  • El ambiente seco.
  • Medicamentos antialérgicos.
  • Una herida previa o un golpe.

Cuando las hemorragias nasales en los niños ocurren con mucha frecuencia, puede ser que los capilares del interior de la nariz estén irritados o no hayan cicatrizado bien de una rotura anterior. En esos casos, un doctor puede buscar una solución más duradera. También, es recomendable buscar ayuda médica si la hemorragia es producto de algún golpe externo en la nariz o en la cabeza. En casos poco comunes, puede haber un problema de coagulación de sangre que también debe ser tratado por un especialista.

¿Qué hacer si hay hemorragia?

Un procedimiento muy simple es suficiente para detener las hemorragias nasales en los niños:

  1. Tomar un pañuelo de papel o un toalla y apretar la nariz por la zona blanda, debajo del tabique.
  2. Mantener la presión e inclinar la cabeza del niño hacia adelante.
  3. Después de 10 minutos, dejar de presionar. No hacerlo antes para asegúurarnos de que la herida seque bien.
  4. Si aún sigue sangrando, volver a hacerlo por otros 10 minutos. Si aún así continúa sangrando es recomendable ir al médico.

NO debemos:

  • No hacer que el niño se acueste, es mejor que permanezca de pie o sentado.
  • No inclinar su cabeza hacia atrás, ya que esto podría enviar sangre a la garganta.
  • No hurgar en su nariz, ni colocar algodones o pañuelos de papel porque pueden empeorar la hemorragia en lugar de cortarla.

Es recomendable acudir al médico si observamos alguno de estos síntomas:

  • Además de la hemorragia, el niño siente mareos.
  • La hemorragia es consecuencia de un golpe en la cabeza.
  • La hemorragia es más fuerte de lo normal
  • Hay moretones en otras partes del cuerpo.
  • Le sangran otras partes del cuerpo, como las encías.

¿Cómo prevenir las hemorragias nasales en los niños?

  • Mantener cortas las uñas de los niños para que no se corten si se hurguen la nariz.
  • Humedecer el ambiente del hogar. Si el clima es muy seco humedecer su nariz con sprays nasales.
  • Asegurarse de que el niño hijo lleve un equipo protector si hace deportes de contacto físico.
SHARE WITH FRIENDS: