Home » Bebés » ¿En qué consiste la crianza con apego?

crianza-con-apego copy

La crianza con apego se basa en la idea de que un fuerte vínculo emocional de los padres con el bebé los hará más seguros y confiarán más en sí mismos en su vida adulta. Se considera la forma ideal para criar niños seguros, independientes y empáticos. Se promueve la lactancia materna a largo plazo, el colecho y un mayor contacto físico en brazos, entre otras cosas. El término “Crianza con apego” («Attachment Parenting», en inglés) lo comenzó a utilizar el reconocido pediatra William Sears.

Los niños que son privados de este apego, no aprenden a formar vínculos saludables en su vida adulta y sufren de inseguridad, falta de empatía y algunos problemas de conducta, como la ira extrema. La “Attachment Parenting International” (API), es una asociación educativa a nivel internacional que defiende la crianza con apego. El principal objetivo es aumentar la sensibilización sobre el significado de la seguridad afectiva. Y a su vez prevenir el maltrato emocional y físico, la drogadicción, la delincuencia, los trastornos del comportamiento y las enfermedades mentales, ya que están relacionados con vínculos tempranos no saludables. Dicha asociación defiende principios básicos y los padres tienen un margen considerable en la manera de interpretar y poner estos principios en práctica.

La crianza con apego no quiere decir que te tengas que convertir en esclava de tus hijos, ni que se tenga que hacer todo lo que el niño diga y consentirlo en todo momento y lugar. Consiste en criar con amor y respeto, no negando el contacto físico (tomarlo en brazos) cuando lo necesite, o interpretar el motivo de su llanto. Es un “método” que establece unas líneas básicas, pero que cada padre puede adaptarlas e interpretar a su manera. En muchos casos, se practica la crianza con apego sin saberlo, solo siguiendo el sentido común. El bebé llora, lo tomas en brazos; tiene sueño lo colocas en su cuna; no quiere comer, no lo obligas. Son cosas de sentido común, pero que sin embargo, muchos critican por considerar que malcrían a los niños.

  • Prepararase para el parto y crianza : informarse sobre el nacimiento, primeros cuidados y crianza para tomar decisiones basadas en la información. Diseñar y desarrollar un ambiente tranquilo y amoroso donde el niño pueda crecer, al igual que elegir el lugar donde se quiera dar a luz y la manera de hacerlo: parto en casa, en el sanatorio, etc.
  • Alimentar con amor : utilizar la alimentación como una oportunidad para fortalecer el vínculo con los hijos. Ofrecer alimentos nutritivos y cultivar hábitos alimenticios saludables cuando los niños comienzan a comer solos. La lactancia materna satisface las necesidades nutricionales y emocionales del bebé mejor que cualquier otro método de alimentación.Tiene muchos beneficios tanto para la madre como para el bebé. Es un componente nutricional, inmunológico y emocional muy importante más allá del primer año de vida del bebé. Alimentar con mamadera:  tomar al bebé en brazos y mantener contacto visual con el chiquito. Alimentar a demanda evitando tener una rutina. Introducción de alimentos sólidos: introducir los alimentos sólidos teniendo en cuenta la maduración individual del bebé, no la edad del mismo. Comenzar poco a poco con alimentos no alergénicos. Ofrecer primero el pecho o el biberón y después lo sólidos. Enseñar hábitos saludables de alimentación. Los bebés comen porciones pequeñas y no permanecen mucho tiempo sentados en la mesa. No obligar o forzar al niño a comer o no comer ciertos alimentos. Evitar usar los alimentos como premio o castigo. El destete puede comenzar cuando se comienzan a introducir  alimentos sólidos. Pero siempre debe hacerse gradualmente. Amamantar continúa satisfaciendo otras necesidades, como el contacto, cercanía y afecto. La comida irá sustituyendo la leche en términos de calorías, pero la lactancia materna seguirá cubriendo necesidades citadas.
  • Todas las expresiones emocionales, incluidas las rabietas, son consideradas parte la comunicación. El llanto es la manera que el bebé tiene de comunicarse cuando tiene hambre, frió, está enfermo o simplemente quiere estar en los brazos de sus padres. Por ello, es importante confiar en el valor de su llanto como lenguaje.Los bebés no son suficientemente maduros como para calmarse a sí mismos cuando lloran. Aprenderán a hacerlo con las repetidas y consistentes respuestas sensibles de los adultos. Entender el ritmo natural del propio bebé y actuar según este. Los altos niveles de estrés, como el llanto prolongado, causan un desequilibrio químico en el cerebro que puede poner en riesgo la salud física y emocional del bebé. Los caprichos son emociones reales y hay que tomarlos en cuenta. Cuando el niño tiene un berrinche, los padres deben calmarlo, no enfadarse ni castigarle.
  • El contacto físico, como cargar al bebé, brinda seguridad, estimulo y movimiento. La crianza con apego considera que se debe evitar el uso excesivo de carros o sillas de bebé, donde este no tiene contacto con sus padres. El contacto piel con piel, es muy efectivo durante la lactancia, los baños y los masajes. En los niños más grandes, los abrazos, caricias o masajes, satisfacen las necesidades de contacto físico de estos. Estimula la producción hormonal que participa en el crecimiento, desarrollo intelectual y motor, y en el caso de los bebés, regular la temperatura corporal, frecuencia cardíaca y los patrones de sueño. Los bebés que reciben contacto corporal ganan peso más rápido, se alimentan mejor, lloran menos y presentan un desarrollo motor e intelectual más rico.
  • Se aconseja el colecho, es decir, que el bebé duerma en la misma habitación de los padres, con el fin de que lo puedan alimentar y calmar durante la noche. Cuando el bebé es alimentado con leche materna, el colecho facilita y mejora el descanso de la madre, ya que puede amamantar a su bebé durante la noche sin necesidad de levantarse. Algunas familias eligen compartir la cama con el bebé. En este caso, hay que tener en cuenta algunos aspectos: No fumar cerca del bebé, ni de día ni de noche, no dormir con el bebé si se ha consumido alcohol, drogas ilegales o medicación pueda causar somnolencia, colocar al bebé boca arriba, si es posible, el bebé debe dormir al lado de la madre, no en medio de los dos, colchón firme, libre de juguetes y mantas que puedan cubrir la cabeza del bebé, utilizar medidas de seguridad como barras laterales.
  • Disciplinar con amor y cariño: la disciplina positiva se basa en la empatía, el respeto y el amor, esta fortalece la conexión entre padres e hijos. Peligros de la disciplina tradicional: inculcar en los niños el miedo no sirve de nada y los lleva a crear sentimientos de vergüenza y humillación. Esto a su vez, se ha relacionado con un aumento del riesgo de futuras conductas antisociales, incluyendo la delincuencia y el abuso de sustancias. Además, los castigos físicos, puede provocar problemas emocionales y de conducta. Además, enseña a los niños que la violencia es la única forma de resolver los problemas. La disciplina positiva implica el uso de técnicas de prevención, distracción y sustitución para alejar a los niños de situaciones peligrosas. Explorar en condiciones de seguridad. Resolver los problemas juntos. Los niños aprenden a través de la imitación, por tanto, se debe predicar con el ejemplo. Cuando los padres reaccionen de un modo que cree tensión, deben pedir disculpas al niño.

Consejos para mantener el equilibrio:

  • Proponerse objetivos realistas.
  • Aceptar que tener hijos conlleva una serie de cambios.
  • Dar más valor a las personas que a las cosas materiales.
  • Ser creativo y encontrar tiempo para estar con la pareja.
  • Aceptar la ayuda de familiares y amigos.
  • Dormir siestas y hacer ejercicio físico.
  • Evitar programar muchas actividades.
SHARE WITH FRIENDS: