Home » Niños » El desarrollo corporal en los niños

Durante la infancia, todo ser humano comienza a crear su imagen corporal. Esto formará parte del concepto que se tiene de sí mismo y estará estrechamente relacionado con la autoestima. A la hora de crear su imagen corporal, el niño se basa en la información que recibe de su entorno próximo, por etapas. Por ejemplo, los primeros años de vida lo importante es enseñar al niño a que se aprecie como un ser individual y no como una extensión de sus padres. Posteriormente, se le enseñan las partes del cuerpo (nariz, boca, manos, ojos, etcétera) para que aprenda a tanto a identificarlas en su propio cuerpo como a reconocerlas en otros. Sumado a ello, el conocimiento de las partes del cuerpo le permite al niño distinguirse como ser humano y no como un animal, una planta o un objeto.

Más adelante, al hacer vida en el ámbito escolar, los niños comienzan a desarrollar aún más el concepto de su imagen corporal. ¿Cómo? a través del contraste de opiniones acerca de lo que es agradable o no a la vista, qué es lo más común, etcétera. En el aula se reforzarán los conocimientos recibidos en el hogar acerca del cuerpo humano.

A través de distintas dinámicas, la enseñanza se orienta hacia el logro de los siguientes objetivos:

  • Conocer las partes del cuerpo y las formas, etapa escolar del mismo.
  • Nombrar correctamente cada una de ellas.
  • Diferenciar las características de las partes del cuerpo.
  • Localizar cada parte del cuerpo.
  • Comenzará a reconocer las más visibles y funcionales.

Un posible orden en las que el niño puede aprender a identificar las partes más visibles son: cabeza, cara, brazos, manos piernas, pies, sexo, dedos, barriga, nariz, boca, orejas, ojos, dientes, mejillas, labios, barbilla y codo. Los niños en edades comprendidas entre 5-6 años deben saber reconocer unas 30 o más partes del cuerpo.

Otro aspecto que deben aprender es sobre la altura, el grosor y el color. Por otro lado, pueden identificar las formas que poseen cada una de las partes de la siguiente manera: blandas y duras, puntiagudas y redondeadas, las pares y únicas, inmóviles y móviles. El docente planificará juegos infantiles que estén relacionados al cómo crea el niño su imagen corporal. Algunas de estas actividades pueden incluir realizar dibujos sobre sus cuerpos. Son adecuadas para niños en edades 5-6 años.

Existen diferentes juegos dependiendo de la edad del niño y el grado que esté cursando. Pero a partir de los 2 años se comienza a estimular el conocimiento de su imagen corporal de forma positiva. Por lo general, estos juegos consisten en mencionar, tocar e identificar la parte del cuerpo de forma dinámica y divertida. En su imagen corporal influirá la cultura en la que se críe, los valores familiares y experiencias vividas con su cuerpo. Todas estas situaciones pueden concretar la relación de una persona consigo misma. Es vital ayudar al niño a tener una imagen realista de sí mismo con autoaceptación de sus características. Además, que esté dispuesto a cambiar algunas cosas para beneficio de su cuerpo como lo es mejorar la salud.

Al pasar el tiempo, la imagen de una persona puede variar debido a cambios de circunstancias de una persona y dependiendo de la edad. Sin embargo, estos cambios no deben afectar el concepto que se ha forjado el niño sobre su imagen. Al entrar en la etapa de pre-adolescencia, pueden presentar alteraciones en su cuerpo causadas por el desarrollo, lo cual los lleva a rechazarse a sí mismos por la forma en que ven su cuerpo. Otro aspecto que influye negativamente en el niño, es cuando en la familia de este existe obsesión por una estética corporal muy específica.

Debemos enseñarle al niño a apreciar las distintas funciones y beneficios que le aporta su cuerpo. Además, fortalecer la autoestima en cuanto a las diversas habilidades y capacidades, que aprenda a valorarse a sí mismo. Es bueno poder preguntarle a nuestro hijo como se siente con su imagen al estar con los demás y hacerle conocer que los estereotipos de belleza que promueve la publicidad no se adaptan a la realidad. Es importante fomentar la aceptación y reconocimiento de las diferencias corporales entre las personas, dependiendo de la edad, cultura y contextura y, no darle más importancia al aspecto físico que al espiritual. Por otro lado, no debemos criticar a las personas por exceso o falta de peso delante de los chicos ni resaltar aspectos negativos del cuerpo del niño. En conclusión, cómo crea el niño su imagen corporal dependerá de la forma cómo lo enseñes desde la infancia.

SHARE WITH FRIENDS: