Home » Actualidad » El autodescubrimiento: la teoría de aprendizaje de Bruner

La teoría del aprendizaje de Bruner supone un cambio importante de paradigma con respecto a la educación tradicional. Esta teoría profundiza en la necesidad del aprendizaje constructivista, es decir, por sí mismo. Aporta las herramientas precisas para que los pequeños puedan procesar de forma positiva todo lo que van asimilando. Se basa en motivarlos e incentivar su autodescubrimiento.

La teoría fue desarrollada por el psicólogo y pedagogo estadounidense Jerome Bruner. Consiste en el aprendizaje basado en una estructura cognitiva y constructivista. Esta teoría impulsó cambios importantes en la educación de la década de los 60 y todavía se considera una de las guías docentes más aceptadas en todo el mundo. Bruner plantea una teoría de aprendizaje en la cual el alumno adquiere conocimientos por sí mismos. Por supuesto, este proceso debe estar guiado por un tutor y motivado en todo momento por la curiosidad del propio alumno. Esta teoría parte del hecho de que la información no puede ser dada sin más sino que debe ser procesada y dotada de sentido por cada individuo. Por eso, es importante que la curiosidad sea la guía principal en todo este proceso. Así, Bruner creó un sistema de categorización con el cual es posible clasificar de forma más efectiva la información recibida del exterior. El objetivo es facilitar la comprensión de la realidad.

Para Bruner, el individuo no debe comportarse de forma pasiva mientras recibe la información del exterior. Por el contrario, debe ser protagonista en todo el proceso de aprendizaje, ya que así comprenderá y procesará de forma mucho más efectiva todo el conocimiento.

Basado en ello, la teoría del aprendizaje maneja 3 representaciones de la realidad, cada una de las cuales corresponde a diferentes momentos evolutivos.

  • Representación icónica

La representación icónica es una de las técnicas recomendadas por la teoría del aprendizaje de Bruner. Utiliza diferentes elementos visuales que no tengan una carga muy simbólica pero que sean reconocibles. Esta técnica es perfecta a partir de los 3 años, que es cuando se alcanza un mayor nivel de desarrollo cognitivo.

  • Representación enactiva

En los primeros meses de vida la representación enactiva es la forma de aprendizaje por excelencia. Este aprendizaje se obtiene a través de la interacción directa con los elementos. Un ejemplo de ello es, por ejemplo, aprender a utilizar los cubiertos o a andar en bicicleta.

  • Representación simbólica

La representación simbólica es el aprendizaje que se obtiene a través de lenguaje, palabras, imitaciones, abstracciones y conceptos. En este caso, el grado de desarrollo a nivel intelectual debe ser considerablemente mayor que en las dos representaciones descritas anteriormente.

¿Cuáles son los beneficios de este tipo de aprendizaje?

  • Refuerza la autoestima: Uno de los grandes beneficios de la teoría del aprendizaje es el reforzar y fomentar la seguridad y autoestima en los niños. Con este tipo de aprendizaje se superan las limitaciones que surgen en la educación tradicional.
  • Introduce el pensamiento crítico: Fomenta el pensamiento crítico e individual. En este sentido, los alumnos no solo plantean sus propias hipótesis basadas en la curiosidad natural, sino que también aprenden a pensar y resolver los problemas por sí mismos. Deben tratar de demostrar sus hipótesis a través de un sistema mecánico.
  • Fomenta la creatividad: Esta teoría también fomenta la creatividad en los niños. Los pequeños deben buscar diferentes soluciones a los problemas de forma creativa. Además, también potencia el desarrollo de estrategias metacognitivas, con las que el niño aprende.

La teoría del aprendizaje de Bruner continúa rompiendo, hoy en día, las barreras de la educación tradicional. El autodescubrimiento, la curiosidad, la clasificación del aprendizaje y las representaciones de cada etapa evolutiva forman parte trascendental de este tipo de aprendizaje.

SHARE WITH FRIENDS: