Home » Embarazo » El aumento de peso durante el embarazo

Hubo una época en la que se les pedía a las embarazadas restringir su ingesta de alimentos para que no subieran tanto de peso y porque se pensaba que los partos serian más fáciles si el bebé  era más pequeño. Esto provocó que los bebés en muchas ocasiones nacieran con bajo peso, susceptibles de infecciones y con retrasos en el sistema neurológico.

Actualmente,  ya sabemos que un programa nutricional balanceado da como resultado bebés sanos (y mamás saludables también). A través de varios estudios se ha comprobado que los bebés más sanos y con peso y talla óptimos al nacer se tienen cuando la mamá ha subido un promedio de 10 a 15 kilos durante todo el embarazo.

Estos kilos se dividen de la siguiente manera:

Bebé: 3.5 kilos

Útero: 1 kilo

Placenta: 500 gramos

Líquido amniótico: 1 kilo

Senos:500 gramos

Sangre materna (volumen adicional): 1 kilo

Grasa materna: 3 kilos o más.

Total de peso ganado: 12 kilos o más

Esto muestra simplemente uns estadística general ya que cada una de nosotras es diferente en altura, contextura, etc.

Es realmente un mito hoy ya casi desterrado por completo el hecho de que hay que “comer por 2” cuando una está embarazada. Se necesitan pocos alimentos extras, una decima parte más de los alimentos que ingiere generalmente. La calidad es mucho más importante que la cantidad. Se debe cuidar tanto el cuerpo como la mente. Las harinas procesadas y azúcares refinados no alimentan y deben evitarse, ya que durante el embarazo, la grasa se almacena con mucha más facilidad que antes. La fisiología de la mujer es sabia y esto se da en parte para asegurarse que haya suficiente cantidad de grasa durante el periodo de la lactancia.

En el primer trimestre del embarazo no se aumenta mucho de peso porque la mayoría de las  mujeres tienen náuseas y se encuentran inapetentes. Sin embargo, hay caso en que ciertas mujeres quedan embarazadas estando ya desde antes por debajo de su peso y, como el cuerpo es sabio, si no sufren de náuseas u otras molestias, pueden ganar unos kilos en los primeros meses.

Luego, comienza el aumento de peso que no se detiene hasta unas semanas antes del parto. En la última etapa del embarazo la embarazada deja de comer porque el útero le empieza a presionar demasiado el estómago. Si al final sigues aumentando de peso es porque estás reteniendo líquidos , ya no es grasa y el líquido será eliminado por la orina después del parto.

Es ideal mantenerse siempre hidratada de preferencia con agua natural: beber mínimo dos litros de agua diariamente. Aumentar tu consumo de verduras y vegetales verdes (cocidos), con alto contenido de hierro y calcio, aumentar el consumo de proteínas naturales y vegetales, evitar los carbohidratos vacíos y, hacer ejercicio en forma moderada.

SHARE WITH FRIENDS: