Home » Bebés » El arte de ser madre y/o padre

Ser madre es dar forma a un amor que no creías que existía. Y, aunque tengas claro que cualquier mujer puede dar a luz, sabes que tu experiencia es única, que te sientes mucho más viva, y que cada día te asombras por cómo algo tan pequeño, puede ser tan grande.

El arte de ser madre y/o padre es algo casi indescriptible, nos brinda una sensación maravillosa. Ser madre/padre es un lazo invisible que nutre, educa y libera. No se enseña en ningún lado, se siente, nace y aparece como una coraza que te embiste y te da tantas fuerzas, que nunca habías creído que poseías en tu interior. Ser padre, ser abuelo, abuela, tío o tía es también descubrir de pronto cómo una parte de nuestra esencia cobra forma y conquista nuestro corazón. 

El simple acto de dar a luz a una criatura establece un vínculo quizás más fuerte, más rotundo a la vez que íntimo entre la madre y el hijo. Ellos, serán niños una sola vez en su vida, pero tú siempre serás su madre. Y ese, es un pacto que aceptas con inmensa serenidad conociendo muy bien lo que implica. La responsabilidad. Porque ser madre, ser padre, es una aventura que siempre merecerá la pena.

Cuando la mujer sostiene a su hijo en brazos establece en ocasiones pequeños pactos entre su niño y ella. En voz baja, y casi entre susurros, promete hacer lo posible por convertirlo en una persona feliz, por protegerlo de todo mal, y apoyarlo cada día de su vida en cada decisión que tome. Tu corazón se ha hecho de pronto más grande, y con él, tu capacidad de amar. Es un amor distinto y tan poderoso, que te hará perdonar lo que otros no perdonan, y no importarán las noches que tengas que quedarte despierta, las horas atendiéndolos los días en que están enfermos, las corridas al colegio, las charlas con los maestros, las visitas al pediatra, las vacunas que hay que darles, los momentos que reclaman tu presencia porque tienen miedo de la oscuridad y necesitan tu “protección” y amor.

Hay quien percibe el momento en que decide ser madre porque así lo siente, y porque su situación personal lo permite. En otros casos, se alza como un imprevisto que al principio desconcierta, luego se acepta y al final, se alza como el mejor acto no programado de nuestras vidas. Ser madre es estar ligada a tus hijos por un hilo invisible que no se puede arrancar. Es como quien intenta llevarse una flor, al hacerlo, molesta a una estrella.

Si hay un aspecto que muchas mujeres (y padres) temen es fallar en algo. No hacerlo bien. En ocasiones, muchos de nosotros tenemos en mente los errores de nuestros propios padres, ésos que no deseamos repetir:

  • Un desapego profundo que no nos permitió nunca establecer un vínculo adecuado con ellos.
  • Sentir a día de hoy algunas carencias gestadas ya desde nuestra infancia: falta de reconocimiento, inseguridad, críticas.
  • Haber recibido un estilo educativo autoritario, donde nunca hubo un diálogo adecuado, sólo rigidez, distancia y frialdad.
  • O por lo contrario, haber sufrido las consecuencias de una educación sobreprotectora que vetó nuestro crecimiento personal, nuestra capacidad para elegir, para tener seguridad…

Nadie dispone del manual perfecto de la buena madre, del buen padre, pero lo que sí debemos comprender es que no se trata de llegar a ser la madre perfecta, se trata simplemente de  “estar ahi, acompanarlos, sentirlos, escucharlos, tratar de brindarles consejos sin controlar ni estarles encima…

Si hay algo que toda madre desea para sus hijos es su felicidad. Los niños necesitan sentir un apego seguro en sus primeros años. Con él, le haremos sentirse amado, integrado en esa su primera esfera social que es la familia. Un niño reconocido, querido y valorado en la familia, se siente más seguro para explorar el mundo. Como madre y padre, le ofrecerás los valores esenciales que te definen: el respeto por sí mismo y por los demás, el amor, la comprensión, la empatía, la libertad, el respeto por la naturaleza, la superación personal, la humildad… generar lazos afectivos que no juzgan, que no someten, lazos que arropan y atienden.

Los hijos no son copias de los padres, los niños son criaturas libres con rasgos propios y necesidades únicas que los adultos debemos comprender para alentar, incentivar y guiarlos por el sendero de la felicidad. Ser madre es también aceptar a nuestros hijos tal y como son para llevarlos de la mano por el mejor camino. Más tarde, alentaremos su independencia a través de la responsabilidad, y la implicación. No es una tarea fácil, pero sí un proyecto de vida donde el lazo que establezcas con tus hijos será siempre ese motor incombustible que te dará fuerza, que te dará aliento. Porque todo valdrá la pena mientras lo hagas con amor.

SHARE WITH FRIENDS: