Home » Embarazo » Cuidados que deben tomarse en el embarazo de trillizos

El embarazo es la etapa más emocionante y llena de cambios que se puede experimentar. Miles de sensaciones salen a luz, entre ellas, el miedo y la ilusión. Estas aumentan aún más si descubrimos que estamos embarazadas de trillizos.

El embarazo de trillizos implica un riesgo mayor que uno normal, por lo que los chequeos médicos deben ser más frecuentes para mantener todo bajo control y evitar complicaciones. Las emociones que siente la madre se intensifican. La gestación de varios embriones no tiene que ser un proceso alarmante. Aunque al inicio te puede asustar descubrir que tienes un embarazo de trillizos, la alegría de tener varios bebés en casa es indescriptible.

Durante el embarazo siempre están presentes los riesgos y complicaciones. Así las cosas, estos aumentan cuando hay más de un embrión en el útero. Es importante acudir al médico con regularidad, ya que un embarazo de trillizos puede ocasionar algunos problemas. La genética es un factor determinante en el embarazo de trillizos. Si en la familia del padre o de la madre han ocurrido embarazos múltiples, lo más común es que vuelvan a ocurrir. De ser así, tienes la ventaja de que puedes recurrir a personas que te orienten y te entiendan a lo largo de esta experiencia. Además, aquellas mujeres que se han sometido a tratamientos de fertilidad son más propensas a tener un embarazo múltiple. Por ejemplo, la inseminación artificial o la fecundación in vitro son alternativas que suelen sorprender a muchas por sus increíbles resultados.

Un embarazo múltiple implica tener más de un bebé en el útero. Si tenés un embarazo de alto orden fetal, significa que estás embarazada de tres o más bebés. El embarazo múltiple sucede cuando el esperma del hombre fertiliza más de un óvulo. Asimismo, también ocurre cuando se fertiliza un óvulo y, posteriormente, se divide en dos o más embriones. Si estás esperando más de un bebé, es de extrema importancia visitar al médico obstetra con mucha más regularidad. Mínimo, dos veces al mes durante los tres primeros meses de gestación, y 1 vez a la semana durante el tercer trimestre. Cuanto más cerca estés de la fecha de parto, más frecuentes serán los chequeos y exámenes médicos. Esto se hace con el fin de determinar si existe el riesgo de parto prematuro. En caso de ser así, probablemente, el médico recomiende reposo absoluto. En última instancia, puede recetar un tratamiento con medicamentos que retrasen el momento del parto. Y, aunque la futura mamá no manifieste ningún síntoma de parto prematuro, es común que el médico especialista recomiende una reducción de las actividades entre la 20.ª y la 30.ª semana del embarazo. De igual forma, controlará la presión arterial para descartar la presencia de preeclampsia. Y, a través de ecografías o ultrasonidos, estará al tanto del ritmo de crecimiento de los bebés, así como el ritmo cardíaco de los fetos mientras se muevan.

En los embarazos de trillizos, la alimentación es vital para el correcto desarrollo de los bebés. No solo hay que estar al tanto de lo que comemos, sino también la cantidad de comida que ingerimos.  Hay que tener en claro de que el aumento de peso de una mujer embarazada de tres bebés es mayor que el una madre embarazada de uno solo.Los embarazos múltiples requieren de unos cuidados especiales en todos los ámbitos, sobre todo, en la alimentación. Al tener más de un feto, el cuerpo necesita un extra de calorías.

En el primer control que tengamos con el médico, éste te pesará y medirá para saber cuál es tu Índice de Masa Corporal (IMC). De esta forma, podrá calcular la cantidad de kilos que debés aumentar en el embarazo. Este cálculo varía cuando te enteras que tienes un embarazo de trillizos. Estarás llevando el peso de 3 bebés. Además, del peso correspondiente a las placentas extras y su respectivo líquido amniótico. Por ejemplo, si una mujer con un IMC normal, de entre 19,5 y 26, debe engordar entre 11 y 15 kilos, una mujer con el mismo IMC, y un embarazo múltiple, deberá aumentar entre 16 y 23 kilos.

Hay que recordar que el organismo requiere de un aporte extra de calorías para que los bebés crezcan sanos. Además, se necesita la energía suficiente para llevar a cabo las actividades diarias. No existe una regla estricta sobre las necesidades de energía y calorías para embarazos múltiples. Pero, los alimentos deben ser ricos en nutrientes en vitaminas y minerales.  Lo ideal es consumir alrededor de 300 calorías más al día que una embarazada de un solo bebé. Es decir, entre 2800 y 3000 calorías diarias.

Los embarazos múltiples son considerados de alto riesgo. Sin embargo, esto no significa que una mujer con un embarazo de trillizos deba volverse una persona sedentaria. Todo lo contrario, si goza de buena salud, puede realizar ciertas actividades físicas. Pero, siempre bajo la supervisión de su médico tratante. Normalmente, en el primer trimestre los médicos permiten continuar practicando deporte a aquellas mujeres que ya lo hacían antes de salir en estado. En el segundo, recomiendan bajar la intensidad del ejercicio. Y, alrededor de la semana 28 de embarazo, aconsejan abandonar la actividad física, ya que el tamaño del útero implica una gran carga para  la columna vertebral.

Por otra parte, existe mucha más intervención médica durante el parto. Los trillizos requieren muchos más chequeos y ultrasonidos. Es imprescindible mantener un control estricto de la salud de los bebés. Sobre todo el crecimiento y la maduración de sus órganos. Si en embarazos anteriores has tenido complicaciones, probablemente el médico te derive a un especialista en medicina maternofetal. Ellos están capacitados para atender embarazos arriesgados. No obstante, no hay que alarmarse. Esto no significa que vayas a tener un embarazo de alto riesgo, pero siempre es mejor prevenir cualquier eventualidad.

Las mujeres con embarazos múltiples tienen mayor riesgo de sufrir alguna complicación. Por lo tanto, es de suma importancia seguir al pie de la letra las recomendaciones del médico para el cuidado de tu embarazo de trillizos.

Los riesgos más comunes en este tipo de embarazo son:

  • Hipertensión a lo largo de la gestación.
  • Riesgo de diabetes gestacional.
  • Aumento del riesgo de muerte infantil.
  • Posibilidad de presentar sangrado excesivo en el parto.
  • Incompetencia cervical.
  • Posibilidad de necesitar una cesárea.
  • Retraso del trabajo de parto.
  • Ruptura prematura de membranas.

En resúmen: la noticia de un embarazo de trillizos puede provocar sentimientos encontrados. Sin embargo, una vez que tengas a tus tres pequeños en los brazos, no sentirás nada más allá que mucha alegría y emoción. Pese a que un embarazo múltiple no tiene por qué ser problemático, hay que tener en cuenta que sí es de alto riesgo. No te agobies por la salud de tus bebés. Si se siguen al pie de la letra las recomendaciones del obstetra, no hay razón para preocuparse. Además, así evitarás que tus pequeños sean prematuros y pasen por neonatología. Es bueno siempre recordar que la alimentación es clave para su desarrollo. Por lo tanto, hay que consumir la cantidad de calorías señaladas por el médico. Asimismo, tendrás que cargar con el peso extra de dos bebés. Por eso, hay que mantener al mínimo el esfuerzo y la actividad física que pueda implicar un riesgo para una y para los fetos.

SHARE WITH FRIENDS: