Home » Actualidad » Consejos para armar una vianda escolar

Cuando los chicos no almuerzan en casa, es de suma importancia prepararles una vianda que sea saludable, nutritiva, atractiva y rica. Muchas veces, resulta complicado poder reunir estas 4 características. Mandarles los clásicos sandwiches de miga de jamón y queso pueden servir para salir del paso alguna que otra vez, pero no son una opción saludable para aplicar en forma diaria.

Los chicos pueden ser difíciles en el momento de las comidas, pero no todo esta perdido. Hoy contamos con muchas opciones y variantes para lograr una sana alimentación infantil. La clave para que una vianda escolar tenga “éxito”, consiste en adaptar las comidas sanas a los gustos de los chicos y que sean sencillas de elaborar para los padres. Las preparaciones deben ser frescas, es decir, elaboradas con alimentos que se hayan realizado con un día de anterioridad, no más. Y, a la hora de elaborar comidas que contengan carnes, utilizar siempre cortes magros.

Cuando se trata del armado del menú, siempre debe haber algún vegetal o fruta en la vianda. De esta manera, nos aseguramos el aporte de fibra, vitaminas y minerales. Si de almuerzo hay una tarta de jamón y queso, que el postre sea alguna fruta. Y si en el almuerzo hay presencia de vegetales, el postre puede ser una fruta o alguna gelatina, flan o yogurt.

Además, es importante no andar “demonizando” alimentos, pero sí es conveniente saber cuándo es mejor comerlo. Si nuestro hijo pide un alfajor como postre, hay que decirle que es mejor que lo coma en la merienda, y enseñarle que el postre es siempre fruta o algún derivado lácteo porque aporta nutrientes y no sólo hidratos de carbono y calorías vacías.

vianda escolar

Algunos ejemplos de viandas pueden ser:

  • Milanesa de pollo con puré de calabaza + postrecito de vainilla
  • Tarta de choclo + yogurt de frutilla/vainilla
  • Empanada de carne /verdura/ pollo + frutillas
  • Pollo grillado con arroz + uvas
  • Sandwich de pan integral con pollo, lechuga, tomate y queso untable + ensalada de frutas
  • Arroz con atún, tomate, arvejas, zanahoria y huevo + flan.

En cuanto a la hidratación, es aconsejable evitar las bebidas azucaradas y gasificadas. Esto no es sólo por el riesgo asociado a la obesidad infantil sino porque son fuente segura de caries. Es importante promover, desde el mismísimo hogar, el consumo de agua mineral. Todas las personas debemos consumir entre 7 y 8 vasos de agua mineral por día.

Un tema importante implica que las viandas estén bien refrigeradas; ya sea que en el colegio las mantengan en heladeras o transportar las viandas en los estuches refrigerantes con los geles de frío. Cuando un alimento pierde la cadena de frío, puede haber una proliferación de alguna bacteria del alimento.

A media mañana, si lo desean, los chicos pueden comer fruta, cereales, o un sándwich de queso de pan integral. Pero esa colación no debe de ninguna manera reemplazar el desayuno. Los padres deben recordar que es fundamental que los chicos desayunen antes de salir de casa. Hay que volver a plantear la importancia de un buen desayuno con leche, tostadas, yogur y cereales. No sólo les da la energía que necesitan, sino que además los ayuda a rendir más y mejor.

SHARE WITH FRIENDS: