Home » Actualidad » Los dispositivos electrónicos son una droga “digital”

No son pocos los padres que en esos tiempos “tecnológicos” sienten que los dispositivos electrónicos han tomado el control del hogar y de la familia. Es más, si nos detemos un segundo, podemos ver incluso familias que no conviven en espacios públicos, que no conversan porque están todos con celulares o ipads o iphones en la mano, chicos que no juegan entre ellos y así en el tiempo terminan perdiendo habilidades sociales…

Sin embargo, esta problemática tiene su punto de partida en el adulto que no es capaz , esá cansado o simplemente, no quiere tomarse el trabajo de establecer límites a los niños. Las reglas sin relación conducen a la rebelión. Aquí está el verdadero problema. Si un niño hijo pasa horas en un dispositivo de cualquier tipo, la relación sufre porque roba tiempo, y el tiempo de calidad es crítico para construir la relación, asique si eso sufre, y se busca poner las reglas alrededor de algo que se ha convertido en una adicción, ahí es cuando comienza la lucha camino hacia atrás.

La mayoría de los padres que hablan acerca de la adicción a los videojuegos están frustrados con ella, es estar impotentes ante la droga. ¿Alguna vez ofreceríamos a nuestros hijos cocaína?, ¿Un cigarrillo?, ¿Un vaso de vodka? Resulta impensado. A pesar de ello, a la edad más joven, ponemos una droga en la mano para calmarlos. Para hacerlos felices. Para entretenerlos. Para hacer nuestras vidas más fáciles. Así los bebés comen con pantallas enfrente, perdidos en el mundo real antes de que hayan tenido la oportunidad de descubrir y experimentar. Así los niños no necesitan aprender autocontrol porque simplemente lo ocuparemos para que no necesite ningún autocontrol. Entre sus pares, los chicos ya no están jugando al aire libre entre ellos, sino que están sentados con un círculo de niños jugando videojuegos. No pueden manejar el aburrimiento. Ellos quieren ser entretenidos. Los padres no quieren escuchar a los quejidos, por lo que ceder. Los niños son felices y tranquilos. Después de todo, ellos están aprendiendo juegos o nos conforta a los adultos creer que están aprendiendo, que esto es el mundo moderno. Una generación de niños conectados a esos juegos pasa a ser una generación egoísta y egocéntrica. Y los padres somos culpables. Porque les alimentamos esta dieta. Estamos creando el monstruo.

El mundo está dejando de ser atractivo y maravilloso para los niños. Su atención ya no puede sostenerse por mucho tiempo. Se necesita más y más para excitar y atraer a ellos. Como los efectos de la pornografía. Un niño en el mundo real tiene dificultades para mirar alrededor y encontrar asombro. En cambio, se quejan de que es tonto, es aburrido. Entonces comienzan a contarle sobre su mundo de Minecraft que crearon. Los videojuegos y los aparatos electrónicos son el destructor más inocente de nuestras familias. No se trata sólo de nuestros hijos. Es sobre nosotros también. ¿Qué atrae mi atención a primera hora de la mañana?, ¿Miro a mi marido a los ojos, lo observo y lo despierto con un beso o… busco el teléfono para ver lo que extrañaba mientras dormía?, ¿Voy a ver a mis hijos y a pasar la primer media hora con ellos o prendo la tele para ver las noticias o chequeo el celular para leer el diario online?

Nos guste o no, esta adicción electrónica está destruyendo a las familias. Cuando nuestros hijos son pequeños, no vemos la trampa que estamos poniendo. Está destruyendo la creatividad, el pensamiento libre, el pensamiento crítico, el tiempo, las relaciones, la empatía, el juego libre, el juego creativo… Y la lista continúa. Si permitimos que esta “adicción” se meta en la familia, luego terminaremos arrepentidos del tiempo que nos robaron los dispositivos y que nunca volveremos a tener.

Hay una razón por la que ciertos padres son más tech-cautelosos, y estos incluyen a diseñadores de tecnología e ingenieros. Muchos padres intuitivamente entienden que las pantallas incandescentes ubicuas están teniendo un efecto negativo en los niños. Vemos los berrinches agresivos cuando los dispositivos se quitan y la atención errante se extiende cuando los niños no son estimulados perpetuamente por sus dispositivos de hiper-excitación. Peor aún, vemos niños que se aburren, apáticos, desinteresados ​​y desinteresados ​​cuando no están conectados. Ahora sabemos que esos iPads, smartphones y Xboxes son una forma de droga digital. Recientes investigaciones de imágenes cerebrales están mostrando que afectan la corteza cerebral del cerebro – que controla el funcionamiento ejecutivo, incluido el control de los impulsos – exactamente de la misma manera que la cocaína. La tecnología de las pantallas eleva los niveles de dopamina – el neurotransmisor de sentirse bien más involucrado en la dinámica de la adicción – tanto como el sexo.

No es de extrañar que tenemos dificultades para quitar a los niños de sus pantallas y encontrar a nuestros pequeños agitados cuando su tiempo de pantalla se interrumpe. Además, cientos de estudios clínicos muestran que las pantallas aumentan la depresión, la ansiedad y la agresión e incluso pueden conducir a características psicóticas, donde el videojugador pierde contacto con la realidad. Una vez que un niño ha cruzado la línea en la adicción verdadera de la tecnología, el tratamiento puede ser muy difícil.

Según una Declaración de Política de 2013 de la Academia Americana de Pediatría, los niños de 8 a 10 años pasan 8 horas al día con diversos medios digitales mientras los adolescentes pasan 11 horas frente a las pantallas. Uno de cada tres niños está usando tabletas o teléfonos inteligentes antes de que puedan hablar. Mientras tanto, el manual de “Internet Addiction” por la Dra. Kimberly Young afirma que el 18% de los usuarios de Internet en edad universitaria en los EE.UU., sufren de adicción a la tecnología.

Una vez que una persona cruza sobre la línea en la adicción completa – droga digital o de otra manera – necesitan la desintoxicación antes de cualquier otro tipo de terapia para que tenga ocasión de ser eficaz. Con tecnología, eso significa un desintoxicación digital completa – sin computadoras, sin teléfonos inteligentes, sin tabletas. La desintoxicación digital extrema incluso elimina la televisión. La cantidad de tiempo prescrita es de cuatro a seis semanas. Esa es la cantidad de tiempo que normalmente se requiere para que un sistema nervioso hiperactivo se reinicie. Pero eso no es una tarea fácil en nuestra actual sociedad llena de tecnología donde las pantallas son omnipresentes. Una persona puede vivir sin drogas o alcohol; con la adicción a la tecnología, las tentaciones digitales están por todas partes y son facilitadas por todos.

Entonces, ¿cómo podemos evitar que nuestros hijos cruzen esta línea? No es fácil. La clave es evitar que tu hijo de 4, 5 o 8 años se enganche en las pantallas para empezar. Eso significa:

  • Lego en lugar de Minecraft;
  • Libros en lugar de iPads;
  • Naturaleza y deportes en vez de TV.
  • Si es necesario, solicitar que la escuela de su hijo no les dé una tablet  o netbook hasta que tengan por lo menos 10 años de edad (otros recomiendan 12).
  • Tener discusiones honestas con nuestro hijo sobre por qué le esamos limitando el acceso a los dispositivos electrónicos.
  • Compartir las comidas con los hijos sin ningún dispositivo electrónico en la mesa.

Los psicólogos del desarrollo entienden que el desarrollo sano de los niños implica la interacción social, el juego imaginativo creativo y un acoplamiento con el mundo real, natural. Desafortunadamente, el mundo inmerso y adictivo de las pantallas amortigua y atrofia esos procesos de desarrollo. También sabemos que los niños son más propensos a la fuga adictiva si se sienten solos, alienados, sin propósito y aburridos. El niño comprometido atado a actividades creativas y conectado con su familia tiene menos probabilidades de escapar al mundo de la fantasía digital. Sin embargo, incluso si un niño tiene el apoyo mejor y más amoroso, él o ella podría caer en la matriz una vez que se involucran con pantallas hipnóticas y experimentar su efecto adictivo. Después de todo, alrededor de una de cada 10 personas están predispuestas a tener tendencias adictivas.

SHARE WITH FRIENDS: