Home » Embarazo » Cómo lidiar con los dolores de espalda y la ciática en el embarazo

La ciática es una condición, pudiendo llamarse dolencia, que se presenta durante el embarazo y puede resultar bastante molesta. El nervio ciático es comprimido por la pelvis, lo cual puede afectar la pierna que se pone más en uso, esto se relaciona con la lateralidad, si la mujer es diestra, entonces la pierna derecha es la que se verá afectada, así que, si la mujer es zurda, la ciática afectara la pierna opuesta.

Esta dolencia no tiene una sola modalidad, en el sentido de que puede sentirse el dolor en la región lumbar, sin embargo, es común que cuando éste es intenso, afecte toda la pierna llevando incluso a presentar dolores en el pie, ya que básicamente la dolencia se va a expandir a lo largo del camino del nervio ciático.

Después de los 4 meses y medio de embarazo, el útero ha crecido lo suficiente como para empujar la pelvis, lo que, junto al peso de la barriga, lleva a la mujer embarazada a comenzar a tomar posturas inadecuadas, y éstas posiciones son las principales responsables de esta dolencia. Por supuesto, puede existir una predisposición a la ciática, lo cual es común cuando se tiene algún problema relacionado con la columna vertebral o cuando se ha sufrido ciática previamente en un embarazo.

Para prevenir la ciática hay que estar atentas a nuestras posturas, a cómo acomodamos nuestro cuerpo que no está acostumbrado a llevar ese sobrepeso en el vientre.

No hay que permanecer muchas horas en una posición, sobre todo si esta es sentada. También, es interesante y de mucha ayuda practicar yoga o realizar ciertos ejercicios, incluso la natación , para así mantener el cuerpo sano y en movimiento.

El uso de ciertas fajas especialmente diseñadas para embarazadas son de gran utilidad Además, esto colabora para poder aliviar los dolores en caso de que los mismos ya se encuentren presentes.

Para aliviar los dolores de la región lumbar y la pierna se aconseja realizarse masajes y utilizar compresas de calor sobre la zona afectada y dolorida.

La vitamina B  ayuda en los casos en los que el dolor es muy fuerte.

A pesar de todo, no hay que angustiarse ni desesperarse, porque la ciática desaparece luego del parto, casi como si nunca hubiese existido.

SHARE WITH FRIENDS: