Home » Educación » ¿Cómo le enseño a mi hijo a ser responsable?

Muchas veces, como papás, nos ocupamos y preocupamos sobre la crianza que le damos a nuestros hijos. Nos llenamos de dudas sobre si lo estaremos haciendo bien o no y, qué cuestiones o aspectos podríamos cambiar o mejorar.

Lo primero que debemos saber es que no existen recetas ni fórmulas mágicas, así como tampoco existen vidas perfectas. Lo que sí podemos hacer es procurar que crezcan en un ambiente en el que predomine el amor, el respeto y los buenos hábitos. Éstas constituyen herramientas básicas que en el futuro serán nuestros mejores aliados para sentar las bases y principios de la vida de nuestros pequeños.

Aunque cada niño nace con su carácter y personalidad, somos los padres quienes las moldeamos de buena o mala manera de cauerdo con nuestro proceder y con nuestras acciones. Esta es una rázón más que suficiente y necesaria, por la que debemos ser un buen ejemplo de personas,  ya que siempre seremos el modelo a seguir de los hijos; para muchos pequeños inclusive sus ídolos o súper héroes.

Un niño no se vuelve irresponsable de la noche a la mañana. Si cuenta con supervisión, hábitos y una vida organizada es muy poco probable que esto suceda. En cambio, si no tiene rutina, y lo que ve es desorden en su hogar y desastre en la vida de sus padres, resulta muy probable que el niño empiece a tener problemas no sólo de responsabilidad sino en diversas áreas de su vida como : poder concentrarse, tener autocontrol y poder relacionarse correctamente con su entorno y en el mundo que lo rodea.

La responsabilidad es un valor que nos permite orientar nuestro comportamiento de manera correcta teniendo en cuenta la consecuencia de todas nuestras acciones. Esto es lo que nos permite vivir a todos los seres humanos con la estructura para cumplir nuestras metas y además, poder vivir en comunidad respetando y cumpliendo con lo acordado con todas las personas que influyen en nuestro entorno. En tal sentido, resulta imprescindible ayudar a nuestros hijos a ser niños responsables para que puedan lograr un buen desenvolvimiento en su vida, ya sea cumplir sus compromisos escolares, con las tareas establecidas en el hogar o lograr un buen comportamiento en general.

Algunos consejos para que nuestro hijo sea responsable

  • Crear hábitos : es una práctica que debemos hacer desde el primer día de vida de todo niño, porque esto ayudará tanto a los papás como a los hijos a tener una rutina en la casa a las que todos se acostumbrarán. Luego, llegará un momento en que no se cuestionará el por qué debe hacerse cada cosa. Por ejemplo: al levantarse hay que cepillarse los dientes, sentarse a tomar el desayuno y vestirse para ir a la escuela. Al regreso, hay que descalzarse, tomar un baño, almorzar…etc. En caso de que el nivel de concentración del niño no sea muy elevado hay que aprender a trabajar por objetivos y establecer orden de prioridades. Es preferible llevar paso a paso la hora de las tareas (primero hacer la tarea de una materia, terminarla y, luego pasar a la siguiente, y así sucesivamente).

  • Las acciones y sus consecuencias: debemos tomarnos un minuto y explicar a nuestros hijos el por qué hay que hacer cada tarea para que puedan comprender que sólo podemos disfrutar de los frutos que sembremos a lo largo de nuestro camino. Siempre conviene optar por decir frases como: tenés que ir al colegio porque es la única forma de no atrasarte con las clases de que comprendas y aprendas lo que la maestra/o enseña, y que puedas pasar el año con buenas calificaciones.
  • Que tu vida sea el ejemplo: es una forma de ir moldeando a nuestros hijos e inculcarles nuestros valores de responsabilidad, ética y compromiso. Aprovecha cada oportunidad para demostrárselo siempre.
  • Asignar tareas de acuerdo a la edad: buscar que nuestro hijo siempre tenga alguna responsabilidad. Dentro del hogar, pedirle haga su cama o que ayude a poner la mesa para el amuerzo y/o cena. Ir incrementando o cambiando estas tareas según su edad.

La responsabilidad constituye un valor primordial en el desarrollo de todo niño. Fomentando este principio les estaremos entregando en sus manos las llaves del éxito. La mejor manera que tenemos para cooperar con su futuro es ofrecerles una vida digna, llena de amor y de principios. No tenemos que cuestionarnos por cada error que podamos cometer. Hay que seguir adelante, aprender a vivir enseñando y convertir sus debilidades en fortalezas.

SHARE WITH FRIENDS: