Home » Actualidad » ¿Cómo elijo un Instituto para que mi hijo aprenda inglés?

Ya de por sí , elegir el colegio al cual irán nuestros hijos implica toda una operatoria y una invesigación del FBI. Resulta difícil. Nos hacemos cuestionamientos sobre qué clase de educación y cuáles son los valores que deseamos que “esa” escuela les transmita, la calidad educativa de la institución en cuestión, el nivel de los maestros, la infraestructura con la que cuentan….etc.

Sin embargo, la ventaja es que esos dilemas no se plantean cuando se trata de elegir una instituto de idiomas (por lo general, al menos en nuesro país, se busca que aprendan el inglés como lengua extranjera).

Si tu hijo tiene 7 años o aún menos, es una muy buena señal para no dormirse y poner manos al asunto. Los primeros años de vida del niño son de extrema importancia para el aprendizaje de una segunda o tercera lengua. Esto sucede porque durante los primeros años, los chiquitos/as tienen un potencial infinito para asimilar el aprendizaje de idiomas.

Si el proceso de adquisición de la lengua materna se inicia en el momento en que el niño empieza a escucharla, ¿por qué esperar a más tarde para exponerlo a una segunda o tercera lengua? Muchas academias o institutos de idiomas ofrecen clases a partir de 1 año, en un entorno rico en estímulos emocionales en el que se promueve la interacción con el inglés desde el primer día. Muchas academias ofrecen cursos sólo durante unos años y no consiguen completar el proceso de aprendizaje. No siempre se nos garantiza que la academia donde estudia nuestro hijo seguirá impartiendo los niveles deseados en los próximos años, o que ofrecerá clases el curso siguiente. Hay métodos que arrancan desde el primer año de vida hasta los 18 años. Los cursos están diseñados para garantizar un proceso continuo desde que los niños empiezan a pronunciar las primeras palabras hasta que tienen un buen dominio del idioma.

El aprendizaje de un idioma es algo muy serio que requiere esfuerzo y planificación. La clase no hace el método y los juegos por sí solos tampoco. El método ideal es aquel que se basa en el proceso natural de adquisición de la lengua materna, que sumerge a los niños en un universo de estímulos en inglés tanto dentro como fuera de las aulas. Para asegurar la máxima calidad y excelencia, se deben planificar las clases al minuto y desarrollar todo el material didáctico para los cursos y actividades.

Cuando un niño disfruta en clase, su rendimiento académico sube. Lo mejor es siempre ulizar material bibliográfico y audiovisual que vaya acorde a la edad del niño. De esta forma, un chico/a puede idenificarse, establecer vínculos y desarrollar complicidades. Además, las clases tienen que ser muy dinámicas y proponer gran variedad de actividades. Con ello se asegura que los alumnos mantengan un alto nivel de interés y motivación.

SHARE WITH FRIENDS: