Home » Actualidad » Cómo actuar frente a diversos accidentes en el hogar

cómo actuar frente a accidentes domésticos

Lesiones en la piel

La piel actúa como barrera para los gérmenes, protege de las agresiones mecánicas, químicas y térmicas y participa en la regulación de la temperatura corporal. Las lesiones de la piel que se presentan más frecuentemente en el hogar son las heridas leves, las raspaduras o excoriaciones y las quemaduras.Las heridas leves afectan la piel y tejidos superficiales sin ocasionar daños importantes. Pueden ser cortantes, producidas por latas, vidrios y cuchillos o bien punzantes, por elementos capaces de perforar la piel (Clavos, agujas, anzuelos, etc.) Las raspaduras, se producen como consecuencia del roce de la piel sobre superficies duras. En general, son poco sangrantes y dan sensación de ardor. Cuando se producen estas lesiones es necesario que retires la ropa si ésta cubre a la lesión y observes su tamaño y profundidad. Debes limpiar la herida con agua y jabón, aplicar un cicatrizante tópico y luego cubrirla con una bandita, gasa o apósito.

Heridas y hemorragias

Cubrí la herida con gasa o con un lienzo protector limpio. Presionala firmemente para contener la hemorragia. Mantené el miembro herido por encima del nivel del corazón, si no está fracturado.Si la sangre no se detiene, colocá más gasas encima de los apósitos ensangrentados, no los retires y apretá contra el hueso la arteria de la que proviene la sangre. Dirigite a la guardia más cercana.

Asfixia por atragantamiento

Si tu hijo está asfixiado, intentá calmarlo ya que él seguramente se encuentre desesperado. Sentate y colocalo boca abajo sobre tu antebrazo con la cabeza más baja. Golpeale con la mano enérgicamente su espalda hasta que el objeto sea expulsado. Prendedores, botones, tornillos, monedas, etc., figuran entre los objetos del registro de guardia de la Unidad de Endoscopía Personal del Hospital de Niños, un servicio de guardia permanente para asistir a los pequeños tragaldabas. UY, se tragó una moneda… Si el cuerpo extraño que el niño tragó va directamente al estómago, el problema es menos grave porque se expulsa naturalmente. Pero si éste se aloja en las vías respiratorias se presentan habitualmente cuadros de asfixia, a veces graves, y hay que extraerlo con una endoscopía. Si quedó alojado en el esófago, el chico tiene síntomas como náuseas, vómitos y disfagia (no puede tragar) y también hay que sacarlo con una endoscopía. En ambos casos se hacen con anestesia general. La ingesta de cáusticos, como limpiahornos o destapa cañerías acarrean serias consecuencias, especialmente producen quemaduras en el esófago al tragar unas pocas gotitas. Esto requiere de un tratamiento continuado que puede durar un par de años. Los cuerpos extraños en la nariz u oídos por lo general no causan complicaciones, salvo cuando inexpertos intentan extraerlos, porque puede ser que se vayan más adentro y causen serias lastimaduras.

¿Qué hacer frente a una emergencia? No se deben administrar laxantes, verduras crudas o cocidas, en fin, nada de lo que la mitología popular suele recomendar en estos casos. Si el chico se atraganta con algo y no presenta ahogo o problemas respiratorios, hay que dejarlo tranquilo y hacer la consulta médica. Pero si se ahoga con algún objeto en la boca hay que ponerlo boca abajo y golpearle la espalda para que lo expulse. De todos modos se debe concurrir al centro médico más cercano o hacer la consulta telefónica.

¿Cómo evitar estos accidentes? En el caso de los lactantes debe evitarse alimentarlos cuando lloran o ríen porque en estas situaciones el alimento puede pasar a las vías respiratorias. También hay que extremar los cuidados: no dejar al alcance de la vista de los niños objetos como alfileres, tuercas, plásticos, etc. Tampoco hay que darles a los menores de 6 años maníes, garbanzos, arvejas, porotos, etc., que también son fácilmente aspirables por la vía aérea. Hay que evitar guardar líquidos tóxicos en botellas de gaseosas. En fin, no dejemos al alcance de nuestros hijos todos aquellos objetos peligrosos que resultan tentadores y quepan en sus bocas.

Consejos para prevenir que los chicos más chicos se atraganten:

  • No ofrecer a los niños menores de 4 años ningún alimento redondo y firme, a menos que los padres lo corten en pedazos pequeños.
  • No dar a los bebés comida peligrosa como caramelos duros, nueces, semillas y zanahorias crudas.
  • Nunca permitir que un chico corra, juegue o esté acostado mientras come.
  • Mantener los objetos pequeños, como las monedas, lejos del alcance de los niños.
  • Leer cuidadosamente las etiquetas de los juguetes antes de dárselos a los niños pequeños.
  • Es importante aprender primeros auxilios para casos de atragantamiento y técnicas de resucitación cardiopulmonar.

Accidentes en el agua

La mayoría de los chicos aman jugar en el agua, y quizás tu hijo no sea la excepción. Si te olvidaste algo, por nada del mundo lo dejes solo y, si es necesario; sacalo del agua. Una pequeña distracción puede terminar en una fatalidad. Aunque resulte redundante, ni siquiera por un instante lo dejes solo, dentro o cerca de: la bañadera, la pileta,cualquier fuente de agua.Medidas preventivas: las puertas de los baños deben permanecer cerradas, ya que los niños pueden ahogarse en aguas de 5 centímetros de profundidad. Nunca se debe dejar a un niño solo en la bañadera sin la supervisión de un adulto responsable.Es conveniente colocar elementos antideslizantes en el piso de la bañadera. No uses en el baño artefactos eléctricos, estufas de cuarzo, radios, etc., ya que la humedad y el vapor del ambiente aumentan el riesgo de electrocución. En caso de que en el baño haya calefón, controlá periódicamente su buen funcionamiento y que exista una adecuada ventilación del ambiente. Si tenés pileta en tu casa o lo llevás de paseo a una, ésta debe estar completamente cercada, y la puerta debe estar con llave. Los accidentes ocurren con gran rapidez. Jamás permitas que tu hijo se bañe solo en la pileta aún cuando sepa nadar: un accidente puede producirse por golpes, por caídas a la pileta vestidos, por desmayos, por hiperventilación en los juegos de buceo, etc.

Quemaduras

A esta edad, tu hijo agarra cualquier objeto cercano que le llame la atención. La cocina es un lugar particularmente peligroso así que mantenete muy atenta a sus movimientos si es que no podés dejarlo a cuidado de otra persona o en su silla mientras estás preparando la comida.Consejos útiles: No lleves comida o líquidos calientes mientras tengas a tu hijo en brazos. No lo dejes solo en una habitación que tenga aparatos calientes (estufas, vaporizadores). Si esto es impracticable, poné barreras alrededor de estos artefactos. No dejes comida o bebida caliente a su alcance. Controlá la temperatura de los líquidos y comida que hingiere, así como la temperatura del agua del baño. Dejá fuera de su alcance cualquier aparato que pueda generar calor (tostadora, plancha, etc.). En caso de quemaduras, colocá agua fría en la zona afectada. Llamá de inmediato al médico.El chico que sufre una quemadu ra de importancia recibe un trauma que le dejará hondas huellas. La quemadura produce una agresión física y psíquica que lo incapita temporalmente para efectuar sus actividades. Estas quemaduras implican una internación prolongada y deberá soportar curaciones dolorosas que trastornan su vida y la de su familia. El período de recuperación es, en general, más largo que en otro tipo de lesiones y su convalecencia más prolongada, dejando así secuelas visibles y perturbaciones en la esfera afectiva. La mayor parte de las quemaduras se producen por accidentes debido a apresuramientos, distracciones, incapacidad o negligencia. Según la Organización Mundial de la Salud, el 45 % de los accidentes se producirían en el hogar, transformando a éste en uno de los lugares de mayor riesgo, tanto para el chico como para el adulto. La incidencia de estos, en los distintos ambientes de una casa, hace que la cocina sea el lugar más peligro, seguido por el dormitorio y el baño, siendo los chicos entre 1 y 6 años las víctimas más frecuentes.

¿Qué hacer con un quemado? En toda quemadura sólo se debe poner agua fría, cubrir la herida con una sábana limpia y recurrir al médico. Si a alguien que está cerca nuestro se le prendiera fuego la ropa, debemos tirarlo al piso, no dejarlo correr, hacerlo rodar y, de ser necesario, cubrirlo con una manta para ahogar las llamas. Mojar la herida con agua fría, cubrirla con una sábana limpia y recurrir al médico. El agua refresca la piel, calma el dolor y no permite que la herida se profundice por la acción del calor residual.

¿Dónde acudir en caso de emergencia?

Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutiérrez – Unidad de Endoscopía Personal Infantil Servicio de Atención de Guardia – Bustamante 1390, Ciudad de Buenos Aires. Tel.: 4962-9229

Hospital Garraham, Servicio de Endoscopía Tel.: 4308-4300
Hospital de Clínicas Servicio de Endoscopía Tel.: 4508-3630/3660/3629

SHARE WITH FRIENDS: