Home » Actualidad » Buscar un embarazo con menopausia prematura

La menopausia precoz se trata de una afección que puede encontrar sus orígenes en fallas genéticas o en el estilo de vida de las personas y, ocurre cuando mujeres menores de 40 años de edad dejan de ovular, lo que hace desaparecer su periodo menstrual.

A partir de los 51 años, que es la edad media para la aparición de la menopausia, el cuerpo de la mujer sufre grandes cambios. Sin embargo, esto puede darse incluso antes. A esta anticipación se la conoce como menopausia precoz. La estimación de casos detalla que afecta a una mujer de cada mil de entre 30 y 40 años y a una de cada 100 entre los 40 y 50. Sus síntomas son los mismos, pero también puede producir otros efectos en el cuerpo de la mujer. Muchas se preguntan si es causante de la infertilidad para aquellas que apenas han llegado a los 40 años.

Causas de la menopausia precoz

  • Estrés: las mujeres que sufren altos niveles de estrés tienen un 80% más de posibilidades de que la regla desaparezca incluso antes de los 45 años. Además, los síntomas se intensifican.
  • Tabaquismo: el fumar es un hábito que puede provocar el padecimiento de la menopausia precoz. De hecho, las mujeres no fumadoras suelen tener la menopausia regular hasta tres años después que las que sí lo hacen. La razón principal es que el tabaco reduce la generación de estrógenos, lo que también puede provocar problemas óseos como la osteoporosis.
  • Sedentarismo: nuevamente, el estilo de vida aparece como un factor determinante. Los beneficios que la actividad física produce en el organismo hacen que el metabolismo sea más eficiente y que, por lo tanto, se mantenga un mayor equilibrio muscular, cardiaco y hormonal.
  • Cirugías o desórdenes genéticos: procedimientos como la histerectomía, la ooforectomía (extracción de uno o los dos ovarios) pueden llevar a la menopausia precoz. Del mismo modo, también son causantes la celiaquía no diagnosticada o el síndrome de Turner.
  • Tratamiento oncológico: la quimioterapia y la radioterapia también son posibles motivos de la menopausia precoz.

Síntomas

  • Dolores de cabeza.
  • Insomnio y sudores durante la noche.
  • Sofocones en diversos momentos del día.
  • Inestabilidad emocional: depresión, irritabilidad, angustia.
  • Dolor al tener relaciones sexuales, lo que produce una consecuente reducción de este deseo.
  • Palpitaciones y taquicardias.
  • Problemas urinarios de diferentes tipos.
  • Aumento de peso.
  • Sequedad vaginal y sequedad de la piel.
  1. La menopausia prematura puede ocurrir en edades comprendidas entre los 15 y los 39 años. Se tiene entendido que al menos una de cada mil mujeres presenta insuficiencia ovárica hasta los 29 años, y una de cien entre 30 y 39 años. Es decir, aunque son cifras bastante bajas, constituye un riesgo al cual todas nos exponemos.
  2. La FOP, falla ovárica prematura, es a lo que los especialistas llaman menopausia prematura. Si bien es cierto que la menopausia llegará a nuestras vidas en algún momento, es posible que se pueda adelantar más de la cuenta.
  3. Las mujeres podemos llegar a sufrir de insuficiencia ovárica a cualquier edad. Es decir, puede presentarse después de tener familia o cuando aún lo estamos planeando. Una mujer joven que no ha tenido hijos puede padecer este trastorno, así como una que ha pasado los treinta y cree que es muy pronto para la menopausia.

La menopausia es un proceso natural que ocurre en una edad aproximada a los 51 años. En este caso se espera la disminución de la función ovárica de manera progresiva, lo cual nos pasará a todas las mujeres. No obstante, cuando nos referimos a falla ovárica, esta puede ocurrir en cualquier etapa de nuestras vidas. Cuando la mujer ya no tiene folículos, es imposible que ocurra la maduración que da lugar a un óvulo nuevo. Por consiguiente, se manifiesta una ausencia de la menstruación. Tal como ocurre en la menopausia, la mujer ve interrumpido su ciclo menstrual. No obstante, cuando se trata de falla ovárica, todavía quedan folículos, pero existe una disfunción que impide su maduración.

Menopausia precoz y embarazo

La menopausia precoz puede causar trastornos como tendencia a desarrollar osteoporosis y dolor en las articulaciones, enfermedades cardiovasculares o riesgo de cáncer de mama. Otra de las consecuencias negativas de ella es la esterilidad. Sin embargo, hay alternativas para subsanar esta imposibilidad. La menopausia hace que el cuerpo deje de generar óvulos. No obstante, mediante la fecundación in vitro o la ovodonación, podría albergar un bebé en gestación en su útero. Este último se encuentra en perfecto estado, por lo que no es impedimento para ser madre tras la menopausia.

La disfunción de los ovarios no tiene posibilidad de ser tratada. Esta falla trae como consecuencia que la mujer no presente ovulación cada mes. Esto es debido a que sus ovarios no liberan óvulos. La pérdida de esta función tiene distintos orígenes. Por ejemplo, que la cantidad de folículos sea inferior o que los ovarios sean disfuncionales. Si no hay ovulación, comienza a fallar también la menstruación, principal síntoma de la FOP. Sin embargo, algunas mujeres podrían presentar un ciclo menstrual aparentemente normal. Es decir, el endometrio se prepara para recibir un óvulo que nunca llega, pero igual se desprende el tejido que provoca el sangrado. Por lo tanto, cualquier mujer podría no darse cuenta de que tiene una falla ovárica. Sí es importante, en cambio, que la mujer sea medicada con suplementos hormonales para aumentar su nivel de estrógenos. Estos cumplen funciones inmunológicas y regulatorias importantes en el organismo.

De las mujeres que sufren menopausia precoz, entre el 5% y el 10% consiguen tener un embarazo normal. Esto depende, en gran medida, del posible funcionamiento intermitente de los ovarios por un tiempo determinado. De hecho, muchos de estos embarazos suelen no ser buscados, ya que la mujer piensa que la probabilidad de quedar embarazada ha desaparecido.

Síntomas de la menopausia precoz

  • Uno de los principales síntomas de esta afección es la ausencia de la menstruación. También, es común que se experimente irregularidad en los ciclos. Es decir, como la mujer no ha agotado su reserva de folículos, ella todavía puede llegar a madurar algunos óvulos.
  • Irregularidad en el flujo. Cambio en la cantidad y longitud del sangrado
  • Acaloramiento, sofocos frecuentes y sudoración nocturna
  • Disminución del apetito sexual
  • Dolor en las relaciones sexuales
  • Irritabilidad
  • Cambios de humor repentino
  • Pérdida de peso
  • Pérdida de tonicidad y secado de la vagina

Es posible que algunas mujeres no presenten la mayoría de estos síntomas. Quizá pueden continuar con su período menstrual bastante regular. En estos casos la manera de diagnosticar la menopausia prematura es por medio del análisis hormonal. Si los niveles de FSH están elevados, puede existir una falla ovárica. No obstante, es preciso discutir con el médico todos los cambios en nuestro ciclo, para poder realizar una relación correcta.

SHARE WITH FRIENDS: