Home » Embarazo » Ansiedad y depresión durante el embarazo

Hay consecuencias bien documentadas, pero a menudo pasadas por alto, de la depresión y la ansiedad no tratadas durante el embarazo para el feto y la madre.

Los riesgos para el desarrollo de bebés cuyas madres han sufrido depresión o ansiedad durante el embarazo incluyen:

  • Bajo peso al nacer
  • Nacimiento prematuro (antes de las 37 semanas)
  • Mala adaptación fuera del útero, incluyendo dificultad respiratoria y nerviosismo

Los riesgos para la madre incluyen:

  • Suicidio
  • Terminación del embarazo
  • Depresión posparto o ansiedad
  • Uso de sustancias como alcohol o drogas
  • Apego deteriorado al bebé
  • No cuidando bien su salud física
  • Preeclampsia
  • Tener una cesárea

Existen varias terapias que no involucran medicamentos y, por lo tanto, se consideran generalmente seguras para un bebé en desarrollo. Para las mujeres que necesitan medicamentos, existen opciones de bajo riesgo que pueden brindar un alivio real.

Enfoques no medicinales

  • La psicoterapia, como la terapia cognitivo-conductual (TCC), en el que un terapeuta experto enseña nuevos enfoques para la gestión de los pensamientos y emociones.
  • Los ácidos grasos esenciales Omega-3, que se encuentran en alimentos como el pescado azul y las nueces, y pueden actuar como un refuerzo natural del estado de ánimo.
  • Terapia de luz, en la que los pacientes están expuestos a la luz solar artificial en momentos específicos del día para ayudar a aliviar los síntomas de la depresión.
  • La Acupuntura, una práctica china que (en este caso) consiste en colocar pequeñas agujas en áreas del cuerpo que se cree que influyen en el estado de ánimo.

Medicación antidepresiva

Si la futura mamá venía tomando medicamentos para la depresión o la ansiedad, es de suma importancia que consulte a su psiquiatra antes de dejar de tomarlos. Está demostrado que aquellas mujeres que discontinuan el uso de un antidepresivo en forma individual, sin consulta alguna, alrededor de la concepción , han tenido un 70% de probabilidad de recurrencia de la depresión durante el embarazo, en comparación con el 30% de las mujeres que continuaron su medicación.

SHARE WITH FRIENDS: